El "feedlot" continúa vaciando sus corrales

El índice de reposición fue durante noviembre de 0,81. Los invernadores no esperan que esta tendencia se revierta, hasta recién entrada la zafra 2014.

Por
El "feedlot" continúa vaciando sus corrales
27deDiciembrede2013a las06:51

La tendencia al vaciado que, desde agosto, muestran los corrales de engorde intensivos se mantiene. De acuerdo con un informe de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), la ocupación de los corrales durante este mes llegó a 53 por ciento, considerado un valor normal para la época.

El índice de reposición (que refleja la relación entre las compras sobre ventas) fue durante noviembre de 0,81. Los invernadores no esperan que esta tendencia se revierta, hasta recién entrada la zafra 2014.

“Los precios de la invernada, siguen estando por encima de lo que el negocio del feedlot puede pagar. Es decir que con invernadas por encima de los 14,50 pesos y el gordo rondando los 13 pesos, la rentabilidad es negativa. Más allá de la recuperación necesaria para el negocio de la cría, está claro que se están vendiendo las últimas cabezas de la zafra 2013 y quedará por ver en que número se acomoda durante la zafra”, precisa el informe de la CAF.

En los últimos dos meses, la hacienda para consumo tuvo su ajuste inflacionario en estos últimos dos meses y recuperó algo de la carrera perdida versus la inflación. “Si bien existen variaciones semanales, dependiendo de la oferta y categoría, la plaza del animal terminado gira en torno de los 12.5 y 13,5 pesos por kilos vivo”, detalla el informe.

El análisis y las expectativas para el próximo año están puestas en cuánto pueda traccionar la exportación de carne y qué novedades puedan llegar desde Unión Europea sobre la cuota de cortes vacunos de feedlot sin aranceles (481/12).

El mercado doméstico sigue sostenido, pero los analistas consideran que se podría estar tocando su techo cuando se lo analiza dentro de un contexto de consumos de carnes totales. Las preferencias por el cerdo, pollo y bovino ronda en la actualidad los 120 kilos por habitante y por año.

“De ahí, la necesidad de la exportación, que permite mantener precios de la hacienda en pie, a pesar de una mayor oferta de carne en general”, sostienen los invernadores nucleados en la CAF.

Temas en esta nota