Tasas saltan a un récord y bancos cortan créditos

El BCRA debió vender u$s 100 millones. Call money se disparó al 30% y algunas entidades interrumpieron las líneas crediticias.

Por
27deDiciembrede2013a las07:00

El mercado de pesos también tuvo ayer su propia "convulsión": contra los deseos del Central, las tasas de interés pegaron un salto inédito, que duplicó su valores normales de este año, y obligaron a un grupo de grandes bancos a cortar repentinamente la colocación de créditos que hacían a las compañías.

A la espera de que mejore la situación de liquidez, el mandato de cuatro entidades con fuerte inserción en el segmento corporativo fue iniciar el proceso de "clean up", mediante el cual los ejecutivos deben evitar renovar las líneas de cortísimo plazo y pedir la cancelación completa de aquellas que vencen en el día. Lo hicieron luego de que la tasa de interés de los créditos entre bancos (el call money) se disparara del 25% a un máximo histórico del 35% anual. "Cuando llega a este nivel de tasa se decide cortar porque no hay pesos y porque hay temor a la iliquidez. Se corta lo que se puede, directamente, porque es preferible no prestar. Hay que recordar que los bancos quiebran por iliquidez y no por insolvencia", comentó a este diario el gerente financiero de un banco privado. El call retrocedió finalmente al 30%, pero quedó de todos modos muy por encima del promedio del año (debajo del 15%).

El sistema financiero se ve afectado ahora por la mayor necesidad de pesos de los últimos diez años, que excede a los factores estacionales de diciembre, un mes en el que las empresas y los particulares demandan dinero para afrontar los pagos de sueldos y aguinaldos y cubrir sus vacaciones. La urgencia de fondos que tiene el Gobierno empuja a la ANSES a retirar $ 2.000 millones de las cuentas corrientes de algunos bancos que eran grandes colocadores en el mercado; y a absorber, también, prácticamente toda la emisión que todavía puede sostener el Central. 

Más allá de sus propias metas monetarias, y de los objetivos que comunica Juan Carlos Fábrega para 2014, el organismo se ve obligado ahora a reducir la expansión monetaria casi a la fuerza porque perdió una de las principales vías que tenía para inyectar pesos en la economía: la compra de dólares en un mercado cambiario oficial que ya no tiene vendedores del sector privado. El Central vendió u$s 4.000 millones en los últimos cuatro meses que lo obligaron a absorber la misma cantidad de liquidez, pero en pesos, del mercado.

Su expansión quedó reducida a las licitaciones de deuda semanales y a los adelantos transitorios que da al Gobierno para financiar su gasto público. "Cada vez hay menos pesos y la demanda se hace más fuerte. La poca oferta de pesos se la lleva el Estado y al sector privado no le llega nunca. Es lo que vino ocurriendo en todo 2013 y que ahora se profundiza", comentaron ayer en la mesa de dinero de un banco privado.

Los bancos descartan que la suba de tasas sea un fin perseguido por el Gobierno para detener al dólar "blue" y temen, por si fuera poco, que no sea estacional. "Es cierto que si quieren controlar al dólar, esto es lo que recomendaríamos. Pero no está claro que esto se termine acá. Si esto dura mucho tiempo, es un daño; si dura poco, no", comentó un ejecutivo que pidió no ser identificado.

Temas en esta nota