Aunque con un leve rebote, la industria cierra 2013 estancada y con menos rentabilidad

La UIA proyecta un alza de la actividad en torno al 1,8%, aunque el Indec mostrará crecimiento nulo. Sólo tuvieron buena performance los rubros automotriz y de insumos de la construcción.

Por
Aunque con un leve rebote, la industria cierra 2013 estancada y con menos rentabilidad
27deDiciembrede2013a las07:10

Luego de un 2012 negativo en términos de actividad, este año cerrará con mejores noticias para la industria: crecimiento cercano al 2% y la decisión del Gobierno de acelerar la devaluación de la moneda en los últimos meses –a un ritmo del 40%– y ponerle así un freno a la abrupta pérdida de competitividad que viene sufriendo el sector. 

De todas maneras, este optimismo fue parcial. El leve repunte de la industria fue apalancado por dos únicos sectores –automotriz e insumos para la construcción– que, de no haber traccionado, la evolución habría dado nuevamente en baja. Es por ello que la lectura generalizada de los economistas es que la industria sufre un estancamiento, con una gran heterogeneidad sectorial, fuerte caída de rentabilidad y con pocas posibilidades de reactivarse el año próximo. La evolución de Brasil, de la cosecha agrícola y de las políticas internas marcarán el rumbo en 2014, pero las sospechas no son alentadoras.

El 2013 cerrará con un alza cercana al 1,8% según el Centro de Estudios Económicos (CEU) de la UIA y más cercano a 0% para el Indec. El denominador común entre ambas mediciones es que existió una disparidad muy grande entre la evolución que tuvieron rubros como el automotriz o el de minerales no metálicos, que crecieron en torno al 9% en los primeros diez meses del año. En el primer caso, por un repunte de las ventas de vehículos a Brasil en el primer semestre, mientras que en el segundo, por la reacción del sector de la construcción a raíz del plan Procrear y la reactivación de las obras chicas. 

Otros sectores mostraron crecimiento similar al promedio y otros tantos registraron caídas. El rubro alimentos marcó una performance superior al 1% debido, fundamentalmente, a la recuperación de la molienda de soja debido a una mejor cosecha que el año pasado. Lo mismo le pasó al sector de metales básicos, que recuperó su nivel de producción luego de un primer semestre con caídas. Pero otros sufrieron mermas, como es el caso de la producción textil y la de sustancias químicas. 

“Gran parte del crecimiento de este año lo explica el sector autos. Si sacás este rubro, la evolución da 0% o negativo”, consideró el economista de Abeceb.com, Dante Sica. Además, consignó que este año siguió acentuándose la “pérdida de rentabilidad”, aunque “los rubros exportables tuvieron un poco más de aire porque se aceleró la devaluación y, por ende, los costos en dólares se amesetaron”. 

La suba de costos en torno al 25% anual en los últimos años y la decisión oficial de mantener estable el tipo de cambio nominal afectó en gran medida a la industria, en particular a los sectores exportadores muchos de los cuales son economías regionales que integran pequeñas y medianas empresas. Estos sectores perdieron competitividad y hasta mercados ante la imposibilidad de trasladar a precios el aumento de los costos. Aunque la aceleración de la devaluación a un ritmo del 40% en el último mes mejoró las expectativas.

Los sectores concentrados en el mercado interno tuvieron más aire, pero debieron resignar rentabilidad. En algunos casos, pudieron compensar la caída de márgenes unitarios con mayores volúmenes, pero no fue la mayoría. 

A esta situación, se le sumaron las dificultades para importar insumos que comenzaron a tener muchas empresas ante las trabas impuestas por la secretaría de Comercio Interior que comandaba Guillermo Moreno. 

Para 2014, las expectativas no difieren demasiado del escenario vivido este año por la actividad manufacturera. Según consideró el economista de la UIA, Diego Coatz, “dependerá de lo que ocurra con Brasil, cuya economía tiene poca dinámica, de la cosecha y de las políticas oficiales”. “Algunas medidas anunciadas la semana pasada, en materia crediticia y de reintegros, son muy positivas, pero hay que esperar a ver cómo funcionan. Si se prima una política de incentivo a las exportaciones en detrimento de pensar todo en la necesidad de dólares, puede generar aire”, afirmó Coatz. 

El Gobierno prometió tomar medidas para mejorar la competitividad y los anuncios de la semana pasada fueron en esa línea. Pero los industriales siguen a la espera de un combate serio contra la inflación y de un equipo económico que trabaje inte gralmente en esa dirección.

Temas en esta nota