Los industriales ponen en duda el éxito del acuerdo de precios con el Gobierno

El jefe de la UIA dijo que el control de precios "ha fracasado históricamente"; otros están preocupados por el abastecimiento; presentan la lista el viernes próximo.

Por
Los industriales ponen en duda el éxito del acuerdo de precios con el Gobierno
27deDiciembrede2013a las06:50

Con la meta puesta en llegar al viernes 3 de enero, los supermercados y los fabricantes ya alcanzaron un acuerdo por el 80% de los productos que integran la canasta cuyos precios quedarán congelados por un año. El último lunes, las principales cadenas -agrupadas en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU)- iniciaron una ronda de reuniones con más de 60 de empresas para terminar de definir los precios de los más de 170 artículos que integran la nueva canasta impulsada por el Gobierno.

La tarea no es fácil, ya que en todos los casos se trata de negociaciones por empresa, en las que se debe alcanzar un acuerdo no sólo sobre el precio de compra mayorista -es decir, lo que le paga el supermercado al proveedor del producto-, sino también sobre el valor de venta al público, es decir, con el margen de ganancia para la cadena.

Las dudas de los empresarios tuvieron ayer su más cabal expresión en las declaraciones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez. "Si estamos hablando de control de precios, yo tengo, no digo serias, pero tengo algunas dudas. No sé cómo se va a manejar. Ha fracasado históricamente. Es lo que a uno lo prepara para decir qué difícil que va a ser", señaló.

En este sentido, el dirigente industrial, alegó: "El fracaso (del control de precios) anterior no ayuda a imaginar el éxito actual".

Al ser consultado por Radio El Mundo acerca de si el control de precios alcanza para controlar la inflación, Méndez respondió: "Me parece que no", en tanto opinó que "es difícil" imaginar un acuerdo de precios de productos "con tantas manos en el medio".

"Es muy difícil. Yo planteé que es muy difícil imaginar productos con tantas manos en el medio. En el caso de los productos industriales es más fácil, porque está mucho más acotado, los precios son mucho más controlados", contó.

Un empresario que recibe las llamadas constantes de Ariel Langer, subsecretario de Comercio Interior, que tomó las riendas de las negociaciones con los supermercados y los proveedores, fue elocuente sobre las dificultades que enfrentan en la negociación: "Estamos en una constante tensión, porque por un lado el Gobierno nos presiona para que acordemos el precio más bajo posible, pero a la vez sabemos que el éxito de este tipo de convenios depende de trabajar con precios que garanticen el abastecimiento", dijo. Y agregó:" Todos tenemos claro que los acuerdos anteriores fracasaron porque el precio congelado podía ser muy atractivo en los papeles, pero el producto al final no se conseguía en ningún lado".

"Queremos ser muy cuidadosos con los precios que negociemos, porque en teoría el acuerdo tiene que durar un año. Igual, más allá de nuestra buena voluntad, no sé cómo vamos a hacer para garantizar nuestros costos con un peso que se devalúa todos los días frente al dólar. En el Gobierno parece que se olvidaron de que las commodities, que son nuestras materias primas, tienen sus precios dolarizados", señaló por su parte el director de una empresa multinacional.

AVANCE POR EMPRESA

Como las negociaciones se vienen realizando en forma directa entre los supermercados y los proveedores, los avances no se pueden cuantificar por rubros sino por empresas. La excepción es el negocio de los aceites, donde la solución parece muy lejana. En este caso se parte de una base particularmente difícil, ya que las empresas fabricantes se quejan de los precios atrasados que les dejó la gestión de Guillermo Moreno al frente de Comercio Interior.

En todos los casos, los empresarios trabajan con el objetivo de cumplir con el pedido público que les hizo el último lunes el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que anunció que el viernes próximo será presentada oficialmente la nueva canasta.

Llegar al 3 de enero en los hechos significa tener acordados todos los precios a más tardar para el próximo lunes, ya que la intención oficial es que los acuerdos sean refrendados y homologados por cada una de las empresas que participan del convenio, incluyendo las más de 65 compañías fabricantes que aportarán los productos y una docena de cadenas de supermercados.

Por el momento, no está determinado cómo participarán del acuerdo el resto de los canales, incluyendo los mayoristas y los autoservicios chinos. Para el próximo lunes ya fueron convocados los mayoristas, que le anticiparon al secretario de Comercio, Augusto Costa, las dificultades que tendrán para sumarse a un acuerdo de este tipo. "Nosotros necesitamos un precio de venta mayorista más bajo, de manera de poder incluir nuestro margen de ganancia y el de los comercios que le venden al público", explicó un hombre del sector.

La canasta reúne 63 productos de almacén -desde fideos secos hasta azúcar, pasando por galletitas, harinas, arvejas y aceites-, 15 bebidas con y sin alcohol, 20 productos lácteos (incluidos quesos, postres, yogures y leche entera), panificados, productos de perfumería y de limpieza. Además se incluyeron catorce cortes de carne vacuna, pollo fresco y una docena de frutas y verduras..

Del editor: qué significa.

La gran pregunta es con qué nivel de precios se va a llegar al congelamiento el viernes. Todo indica que la inflación subió otro peldaño en diciembre

Temas en esta nota