Kicillof pidió ayuda a los bancos extranjeros para conseguir dólares

Su intención es salir a recaudar en el exterior US$ 10.000 millones, de los cuales unos US$ 1000 millones podrían ser líneas comerciales.

Por
Kicillof pidió ayuda a los bancos extranjeros para conseguir dólares
01deFebrerode2014a las07:39

El Gobierno necesita con urgencia dólares y lo sabe. Tanto es así que el ministro de Economía, Axel Kicillof, abandonó por un momento sus críticas al sector financiero y convocó la semana pasada a los banqueros de ABA, la asociación que nuclea a las entidades extranjeras, para pedirles que ayuden al Gobierno a conseguir en el exterior US$ 10.000 millones.

Testigos del encuentro aseguraron a LA NACION que la reunión se llevó a cabo en estricta reserva, justo en los días de mayor convulsión del mercado cambiario . Al ser consultados al respecto, voceros del Ministerio de Economía no confirmaron ni desmintieron la información; en ABA no respondieron a las llamadas de este diario.

Para la Argentina es imperioso conseguir dólares que puedan contrarrestar la fuga de divisas, que sólo en enero le costó al Banco Central (BCRA) US$ 2499 millones de sus reservas. Fue la mayor baja desde 2006, cuando el país canceló toda su deuda de más de US$ 9000 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro les confió a los banqueros su interés en salir a buscar dólares en el exterior, ya sea mediante la emisión de nueva deuda o a través de líneas de crédito comerciales que los bancos pudieran conseguir. Algunas entidades, según fuentes consultadas por LA NACION, ya se habrían puesto a trabajar para organizarle a Kicillof una gira de inversiones a Nueva York para este mes.

Como muestra de buena voluntad, entre los banqueros también se estaría hablando ya de la posibilidad de recaudar en el extranjero unos US$ 1000 millones en prefinanciaciones de exportaciones (lo que ayudaría a morigerar al menos en algo la caída de reservas).

Sería un primer paso, y para los bancos no sería tan difícil de llevar a cabo, ya que entre varios podrían conseguir ese monto de sus corresponsales en el extranjero y luego colocarlos localmente entre empresas exportadoras, de buen perfil crediticio, como las cerealeras.

Kicillof apuntó a la banca internacional, que es la que tiene el mejor acceso a los mercados del exterior. Además, si bien todos los bancos tienen localmente algo de dólares en sus carteras, la realidad es que estas divisas ya están contabilizadas dentro de las reservas del BCRA: como no están prestadas, en su mayoría, quedan depositadas en cuentas corrientes en la autoridad monetaria.

Desde el Gobierno les hicieron saber a las entidades financieras extranjeras que para mejorar el clima de negocios estaban dispuestos a seguir avanzando en las negociaciones por las deudas con el Club de París y con Repsol, grupo que reclama una compensación por la estatización de YPF. Pero admitieron que no tenían intenciones de negociar con los denominados "fondos buitre", que son quienes se quedaron fuera de los canjes de deuda y hoy siguen reclamando un resarcimiento por el default de 2002 en los tribunales internacionales.

El pedido de Kicillof, apuntaron las fuentes, fue motivo de debate esta semana entre los banqueros de ABA. Aunque se comprometieron a colaborar, en privado también reconocen que será difícil en el contexto actual que la Argentina acceda a financiamiento fresco a una tasa de interés razonable y, sobre todo, por los montos a los que aspira el Gobierno, que habló de hasta US$ 10.000 millones.

Tras las fuertes bajas de las últimas semanas, un bono soberano en dólares como el Bonar 17 rendía ayer 16,2%. En el exterior existe desde hace días una ola vendedora de activos argentinos, tanto de títulos públicos como de acciones.

Además, aseveran, si bien el Gobierno tiene intenciones de solucionar sus conflictos con el Club de París y con Repsol, la devaluación de 18,6% que se registró en enero, la mayor en los últimos 12 años, complicó bastante las negociaciones, ya que sembró nuevas dudas sobre la capacidad de repago de deuda de la Argentina.

OTROS INTENTOS

Con todo, Kicillof hace ya varias semanas que viene deslizando sus intenciones de volver a los mercados de deuda. La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) empezó a principios de enero a vender en el mercado sus bonos Bonar 18 (de los que tiene toda la emisión), para contener la escalada del llamado "dólar bolsa" por un lado, pero también para empezar a marcar una curva de tasas a mediano plazo. Hasta entonces, en el mercado había disponibles bonos de corto plazo (hasta 2017) y después los de más larga duración. Pero no había referencias en el medio.

"En rigor, el Gobierno vía Anses ya estuvo emitiendo deuda en el mercado", opinó Daniel Marx, economista y director de la consultora Quantum Finanzas. "Le vendió a la Anses los Bonar 18 y después le dijo que los coloque en el mercado", describió.

Más allá de las colocaciones a la Anses, la Argentina no emite deuda en los mercados desde 2007. En ese entonces, explica Marx, se habían colocado bonos como el Bonar 17, el Global 2017 y el Boden 2015, que se usó luego para pagar el financiamiento que iba llegando de Venezuela. Dado que, después de 2007, durante un período, la administración Kirchner había optado por financiarse con Hugo Chávez antes que volver a probar suerte en los mercados internacionales, aun a pesar de que, en algún momento, llegó a pagar hasta 15% anual en dólares para los dólares bolivarianos..

Del editor: qué significa.

El pedido de Kicillof a los bancos, un sector largamente cuestionado por el Gobierno, es un indicador de la desesperación oficial por conseguir dólares.

Temas en esta nota