Brasil estudia otorgar préstamo a la Argentina para destrabar importaciones

La presidenta Dilma Rousseff enviará dos funcionarios a Buenos Aires el próximo 14 de marzo para analizar el comercio entre Brasil y la Argentina. Brasil estudia otorgar créditos a la Argentina para fortalecer reservas y poder destrabar el ingreso a las importaciones brasileñas.

Por
Brasil estudia otorgar préstamo a la Argentina para destrabar importaciones
03deMarzode2014a las06:01

De acuerdo con el diario brasileño Folha do San Pablo, la misión estará compuesta por Mauro Borges, ministro de Desarrollo, y Marco Aurélio Garcia, asesor especial para asuntos internacionales. En Brasil, hay preocupación por la decisión del Banco Central de restringir la liberación de dólares para las importaciones, que, según Folha, provoca retrasos en el pago de las empresas brasileñas.

En el comercio bilateral, el sector automotor también se vio afectado. En conversaciones privadas, los empresarios del principal socio comercial de la industria sostienen que ya hay muchas firmas que no pueden vender partes y autos al país.

En las últimas semanas, está en discusión en el gobierno brasileño una solución al problema. La salida más probable, hasta el momento, es la creación de una línea de crédito comercial, similar al mecanismo denominado CCR (Convenio de Crédito Recíproco), entre Brasil y la Argentina. Esto podría aliviar la situación del Banco Central, dice Folha do San Pablo, que tiene cerca de 28.000 millones de dólares de reservas y adolece de la escasez de divisas.

Las reglas de la línea de crédito, similar a la CCR, impedirían al BCRA bloquear los fondos para pagar a los exportadores brasileños. Las operaciones que se deben realizar a través de la CCR se limitarían al 15% ó 20% del flujo de comercio entre los dos países.

Acuerdo

Lo que no figura en la agenda del gobierno de Dilma Rousseff es la voluntad de avanzar en un acuerdo automotor con la Casa Rosada, tal como ha solicitado el Ejecutivo y las empresas, tanto terminales como las firmas autopartistas.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, y el canciller Héctor Timerman, han mantenido reuniones con sus pares procurando negociar puntos del nuevo acuerdo (denominado PAC), pero el plan está frenado porque claramente a Brasil no le interesa reflotarlo.

Temas en esta nota

Seguí leyendo