Se disparó el déficit fiscal en febrero

Los subsidios, que crecieron un 60,2% interanual en febrero, fueron responsables, en gran medida, del rojo de 5627,1 millones de pesos.

Por |
Se disparó el déficit fiscal en febrero
05deAbrilde2014a las07:48

Los subsidios son un ancla cada vez más pesada para las cuentas públicas. En febrero, crecieron un 60,2% con respecto al mismo mes del año anterior y fueron responsables, en gran medida, del rojo de 5627,1 millones de pesos que registró el sector público nacional en el segundo mes del año.

"Son los peores números que se pueden ver en un febrero en el último tiempo", dijo, sorprendida, Milagros Gismondi, economista de Empiria. "El de febrero no suele ser un mes de grandes gastos, como pueden ser julio o diciembre con los pagos de aguinaldos, y tampoco hubo tanto gasto de intereses. Esto significa que el gasto primario está subiendo mucho", destacó.

De no haber sido por los $ 1751 millones que aportó la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y el PAMI a la administración central, el déficit incluso habría sido todavía mayor: 7378,1 millones, el doble que el mismo mes de 2013. Mientras que, según informó la Secretaría de Hacienda en un comunicado de prensa anoche a última hora, el déficit financiero para el mismo período (esto es, tras el pago de los intereses de la deuda) ascendió a $ 7761,6 millones.

Los gastos en subsidios treparon en febrero muy por encima de la inflación registrada en el mismo lapso. Parte de las transferencias que se hicieron en el segundo mes del año, aclaran los economistas, fueron para pagar subvenciones que se habían pautado el año pasado.

"Los cambios de subsidios que se empiezan a hacer dan la sensación de que sólo impactan en el margen al lado de estos números", continúa Gismondi. "Kicillof [Axel, el ministro de Economía] dijo que con los recortes de subsidios anunciados para gas y agua podrían ahorrarse unos $ 10.000 millones. Pero sólo en febrero se gastaron en subsidios más de $ 16.000 millones", ilustró.

Según la información difundida ayer, el gasto primario creció en febrero 42,1%, mientras que los ingresos tributarios avanzaron por debajo, al 40,5 por ciento.

Aproximadamente, un tercio del incremento en los gastos estuvo explicado por el crecimiento de los subsidios; otro tercio por las prestaciones de la seguridad social (a partir del ajuste de las jubilaciones), y otro tanto por salarios.

"La carga de las jubilaciones por mes es mayor en términos absolutos a la de subsidios, pero que éstos hayan tenido la participación que tuvieron en el crecimiento del gasto total en el primer bimestre significa que su peso relativo es cada vez mayor", dice Gismondi. "Los subsidios subieron 66% en el primer bimestre. Si no fuera por ellos, el gasto primario en el período hubiera subido 37,5% y no el 43% como terminó aumentando", subrayó. Tanto el gasto en salarios como en jubilaciones creció en los dos primeros meses del año en torno de 37% y 38%, respectivamente, apenas por encima de la inflación estimada en ese período. Se estima, no obstante, que las jubilaciones tengan un peso mayor a partir de marzo, que es cuando se espera que impacte con más fuerza el ajuste ya anunciado de los haberes.

En tal sentido, advirtió Maximiliano Castillo, director de ACM, la dinámica del gasto contrasta con la evolución de la recaudación impositiva -creció 33,9% en el primer trimestre-, lo que pone en riesgo la estabilidad cambiaria de las últimas semanas."Si esta dinámica divergente no se corrige, difícilmente pueda perdurar la estabilidad cambiaria observada en las últimas semanas, en la medida en que se mantendrán las presiones sobre el Banco Central para que financie el desequilibrio", aseveró Castillo.

"De hecho, las estadísticas monetarias de marzo confirmaron que el financiamiento al sector público fue el principal factor que justificó el aumento de la base monetaria el mes pasado", anticipó el economista.

Temas en esta nota

Cargando...