Cristina Kirchner, tras la negativa de la Corte de EE.UU.: "La Argentina no va a defaultear su deuda reestructurada"

Por cadena nacional, la Presidenta sentó la posición del Gobierno frente a la decisión del máximo tribunal norteamericano respecto de la disputa entre el país y los "fondos buitre".

Por
Cristina Kirchner, tras la negativa de la Corte de EE.UU.: "La Argentina no va a defaultear su deuda reestructurada"
16deJuniode2014a las22:01

Luego del rechazo de la Corte Suprema de los Estados Unidos a la apelación de la Argentina en el juicio con los fondos buitre, la presidenta Cristina Kirchner brindó un discurso que se transmitió en cadena nacional de radio y televisión.

La Presidenta sostuvo, poco después de las 21, que "la deuda externa comenzó a crecer exponencialmente con la dictadura" y constituyó "el cepo más formidable que atentó contra el crecimiento" del país y "generó pobres y atraso".

La jefa del Estado remarcó que "esa deuda creció también en democracia" y en especial "durante el denominado régimen de convertibilidad" que estableció una paridad "ficticia" entre el peso y el dólar.

"El fallo de la Corte Suprema de EE.UU. es contrario a los intereses del 92% de los acreedores de la deuda externa", señaló la Presidenta.

Cristina indicó que la medida también afecta al "sistema económico y financiero global" y no tuvo en cuenta el reclamo de gobiernos como los de Francia, México y Brasil, así como de "más de cien parlamentarios británicos", en apoyo a la postura argentina.

La Presidenta afirmó que "algunos llaman al Blindaje y al Megacanje como el mayor fraude financiero de la historia", al explicar cómo fueron esas dos operaciones sobre la deuda que ocurrieron durante el gobierno de la Alianza.

"El blindaje, y eso lo recuerdo muy bien porque yo era legisladora nacional, tiene lugar a fines de 2001 y constituía una operación ficticia, una suerte de pasamanos de 40.000 millones de dólares", expresó.

"Es absurdo e imposible que un país destine más de la mitad de sus reservas al pago de deudas", al referirse señaló ante un eventual caso de que el resto de los acreedores de la Argentina reclamen el mismo trato que los fondos buitre. 

La Presidenta remarcó: "Si todos reclaman significaría pagarles 15.000 millones de dólares: eso es más de la totalidad de las reservas del Banco Central y es absurdo que un país destine mas de la mitad de sus reservas al pago de deudas".

Temas en esta nota