Bancos y consultoras proyectan inflación del 39%

Afirmaron que las perspectivas económicas de la Argentina empeoraron, por lo que la inflación podría rondar el 40% y la recesión, el 2% este año.

Por |
Bancos y consultoras proyectan inflación del 39%
21deJuniode2014a las07:51

Los bancos y las consultoras afirmaron que las perspectivas económicas de la Argentina empeoraron, por lo que la inflación podría rondar el 40% y la recesión, el 2% este año.

Así se desprende del informe LatinFocus Consensus Forecast, publicado por FocusEconomics, que muestra que el deterioro se produce en el nivel regional por un menor crecimiento mundial, con la excepción de Paraguay y Colombia.

El pronóstico más negativo corresponde al Bank of America-Merrill Lynch, con una recesión del 2%; seguido por Oxford Economics con 1,5, similar al JP Morgan, y luego por the Economist Intelligence Unit, HSBC y la Unión Industrial Argentina con un 1 por ciento.

El número más alentador es el de Ferreres & Asociados, con un leve aumento del 0,7%, seguido por Empiria con el 0,5 por ciento.

Para 2015, prevén que la recesión podría ser de hasta el 1,2% según el banco Goldman Sachs, mientras que JP Morgan prevé un rebote de hasta el 3 por ciento.

Mientras tanto, la inflación podría estirarse hasta el 39%. Goldman Sachs y Oxford la ubicaron en torno del 37%; Bank of America, en el 33%; Citigroup, en el 31,8%, y Santander, en 31,3%. Por debajo del 30%, cerca de lo que se espera que arroje el resultado del Indec, se ubicaron Banco Galicia, con el 28%, y Elypsis y Empiria, con el 26 por ciento.

De hecho, los panelistas consultados sugirieron que el Indec arrojará una suba de precios del 27 por ciento. Para el año próximo la suba general de los precios podría ascender hasta el 37,3% según Bank of America, seguido por el 36% de Goldman Sachs y Oxford y el 35% del Citi.

Según ACM, "la inflación de mayo no mostró signos importantes de desaceleración y aumentó 2,6% mensual, dejando la variación interanual en 39,7%; los registros de los últimos dos meses (2,6% m/m) son más moderados que la dinámica observada en el primer trimestre (4,2% m/m), particularmente afectado por los ajustes de tarifas y la devaluación de enero".

Sin embargo, aclaró la consultora dirigida por Maximiliano Castillo, "el ritmo de crecimiento es similar al del cuarto trimestre de 2013 (2,5% m/m). Para cerrar el año con una inflación en torno a 40%, se debe observar una desaceleración significativa en los próximos meses".

EL TIPO DE CAMBIO

En tanto, el dólar podría ascender hasta los $ 10 en el mercado oficial, según el Itaú, HSBC, Goldman Sachs y Citi; del otro lado se ubicó Santander, con $ 8,88; Capital Economics, con $ 9, y Elypsis, con $ 9.

Para el año próximo podría llegar hasta $ 14,50, según Nomura; $ 13,55, según Ferreres & Asociados, y $ 13,50, según el Citi.

El déficit fiscal podría ascender hasta el 5% del PBI, según el estudio Espert & Asociados y el Deutsche Bank; seguidos por Empiria y Ferreres, con el 3,5%, y el 3% de Nomura.

El año que viene llegaría al 4,4%, según el Deutsche Bank.

La caída de la industria podría ser del 3,5% según el Deutsche, seguido por el 3,1% de Abeceb.com y el 2,8% del estudio Bein. En 2015, el bajón industrial sería del 0,8%, según Ferreres & Asociados.

Para el desempleo, el peor pronóstico es del 8% según Itaú y EIU, mientras que, según Capital Economics, sumaría un punto porcentual más.

En la parte analítica, el informe indica que la mayoría de las cifras del sector privado y del propio Indec reflejan una caída en el nivel de actividad. En particular, subrayó la caída en picada de la industria automotriz por la menor demanda doméstica a partir de la devaluación y de la suba del impuesto y por la baja de las ventas hacia Brasil.

Y si bien el informe destaca que la brecha entre las cifras de las consultoras y del Indec se ha achicado, aclaró que "todavía persiste".

El informe valora "los pasos positivos" dados por el Gobierno por cerrar acuerdos con Repsol y con el Club de París, lo que permitiría un mayor flujo de fondos.

Sin embargo, de inmediato aclaró que la pelea con los holdouts complica el regreso a los mercados de capitales, tan deseado por el Gobierno para poder llegar al final sin mayores sobresaltos. Al respecto, menciona la decisión de la Corte Suprema de EE.UU. del lunes pasado de no tomar el caso de la Argentina contra los fondos buitre, lo que lleva a la posibilidad de un default si la Argentina no les pagara a los holdouts.

Luego menciona las diferentes opciones respecto del pago a los holdouts y a los bonistas, con los que, según dijo ayer la presidenta Cristina Kirchner en Rosario, se negociará para pagarles a todos.

Temas en esta nota