CLIMA
Rosario
sábado 12
Estado clima
17° | 28°

Lloviznas aisladas

domingo 13
Estado clima
15° | 25°

Mejorando

lunes 14
Estado clima
11° | 16°

Lloviznas aisladas

Financiero

Cristina propuso crear un mercado de capitales local

En su tradicional visita por el aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la presidente Cristina de Kirchner propuso crear "un mercado de capitales interno".

Por Ambito Financiero

En su tradicional visita por el aniversario de la Bolsa de Comercio, la presidente Cristina de Kirchner propuso crear "un mercado de capitales interno" para no depender de los vaivenes internacionales al tiempo que aseguró que quienes apostaron al dólar blue perdieron porque hubo más ganancias en la bolsa. Ante un empresariado algo escéptico, la jefa de Estado además defendió la política oficial sobre los fondos buitre y resaltó la importancia de las leyes del consumidor. 

"La Argentina tiene una capacidad de ahorro interno inmenso", lanzó la Presidente y propuso "porque no formar nuestro propio mercado local para estar afuera de los vaivenes internacionales". Esta reflexión fue una especie de respuesta al discurso del titular de la entidad de cumplía 160 años, Adelmo Gabbi, quien preguntó si el nuevo proyecto de ley enviado al Congreso sobre los fondos buite no puede afectar el financiamiento para las empresas en el corto y mediano plazo. 

En medio del ensayo de respuesta, Cristina revirtió esa mirada caótica y prefirió hablar de "una oportunidad histórica" de crear el mercado local y concretarlo "a partir del ahorro de los argentinos" y con el lanzamiento de una nueva Ley de Hidrocarburos. En suma, se podría pensar que plantea la fórmula "vivir con lo nuestro" en donde la inversión provenga del Estado y los empresarios. Y en ese contexto argumentó que cree que los usuarios de la bolsa deberían convertirse en socios de las empresas obteniendo acciones, pero para ello los empresarios deben generar confianza. 

"No solo el Estado genera confianza en los ahorristas, las empresas también deben generar confianza para que la gente en lugar de ir a las divisas, inviertan en las compañías", explicó la Presidente. En otro tramo subrayó que "los argentinos que invirtieron en la Bolsa ganaron más que los que invirtieron en moneda extranjera".

La Presidente afirmó que "nuestro sistema financiero es uno de los más sólidos del mundo y sin acceder a los mercados de capitales internacionales", tras lo cual señaló que esto obedece al "ahorro interno".

El discurso de Cristina se extendió por espacio de 55 minutos, ante un auditorio compuesto por hombres de negocios y funcionarios en el tradicional recinto de 25 de Mayo y Sarmiento. A diferencia de otros años, esta vez sus palabras no fueron muy aplaudidas. 

Entre los pocos empresarios conocidos que asistieron estaban Cristiano Ratazzi (Fiat), Gustavo Weis (Construcción), Eduardo Eurnekian (Corporación América), Héctor Méndez y Daniel Funes de Rioja por la UIA, entre otros. Llamó la atención que no había banqueros ni representantes de la Cámara de Comercio. 

Cristina arribó al mítico edificio del microcentro minutos antes de las 19 junto a un grupo de colaboradores y ministros como Axel Kicillof y Julio de Vido y se recluyó en un salón VIP con las autoridades de la entidad. Antes del inicio del discurso en los pasillos del establecimiento se podía percibir cierto pesimismo e incertidumbre por la decisión del Gobierno de cambiar el lugar de pago para bonistas y reabrir el canje al que ven como "muy difícil". De hecho en su discurso Gabbi planteó ese interrogante. 

En respuesta al proyecto de ley para que los bonos reestructurados puedan abonarse en el país, Cristina señaló que la medida apunta a "generar herramientas para que se puedan pagar todos y cada uno de los vencimientos de deuda". "Hemos aguanto y tolerado de todo", se quejó en relación al accionar de los fondos buitre y las resoluciones del juez neoyorkino, Thomas Griesa, a quien no mencionó.

Agregó: "hicimos todos los esfuerzos de poder llegar a un entendimiento, pero nos dimos cuenta que el negocio de ellas era no negociar y era hora de generar instrumentos para garantizar el pago de la deuda".

Sostuvo que esta iniciativa "no es una actitud caprichosa, ni patriotera" y añadió que "todos los obstáculos que nos pusieron, las injusticias no nos dejaron otro camino que realizar este proyecto para que los canjes no peligren". Y consideró que "una reducción del gasto público impactaría más fuertemente en las empresas" y agregó que "vamos a mantener a rajatabla el superávit comercial".

Los empresarios en el lugar se mostraban preocupados por los indicadores negativos que arroja el INDEC sobre el freno a la economía y la desocupación que subió a 7,5%. Más de un empresario, en estricto off the record, aseguró que por ahora no ejecutó despidos, pero tarde o temprano lo va a hacer. 

Pero más allá de esto, lo que realmente le preocupa a todos los sectores es lo que ocurre en el Senado en donde la ley de abastecimiento es quizás es 125 del campo. Algunos especulan que esta iniciativa va a lograr que todo el espectro empresarial se una ya que los empresarios que asisten y asistirán a los debates no tienen esperanzas de que se puede modificar algo del proyecto de ley y temen que esta iniciativa la puedan aplicar a medida que la situación sea imposible. "Si tengo que subir los precios porque la inflación se dispara, me van a venir a decir que estoy teniendo ganancias excesivas", decía indignado un empresario. 

En respuesta la jefa de Estado lanzó a su auditorio: "No asustemos a la gente diciendo que esas leyes perjudican a las empresas. Todo lo contrario, las hacen más competitivas, más eficientes en sus procedimientos" y detalló las multas que aplican Europa, Estados Unidos o Brasil, a las empresas que incumplen las normas.

Además, volvió a invitar a los representantes empresarios a debatir estas iniciativas que se encuentran en el Senado, y destacó que "el Estado está para evitar que salgan perjudicados los más débiles, y de eso, entre otras cosas, se trata la justicia social".

Cuando ya había acabado el discurso, consultado por ámbito.com Eduardo Eurnekian, cauto consideró "interesante" lo referido al mercado de capitales pero se mostró más interesado en saber que pasará con el cambio de lugar de pago a bonistas. Se podría interpretar que los empresarios a nivel local están asustados con la ley de abastecimiento y cómo va a influir el proyecto sobre buitres.

Colaboración: Diego González.-

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro