Porcinos: producción a la espera de más consumo

En la Argentina se consumen unos10 kilos de carne de cerdo por habitante por año. Esa marca es entre 6 y 7 kilos menor al promedio mundial.

Por |
La carne de cerdo es la más producida y consumida en el mundo porque tiene una gran productividad.

La carne de cerdo es la más producida y consumida en el mundo porque tiene una gran productividad.

28deNoviembrede2014a las08:15

La producción porcina argentina se encuentra en una etapa de plena expansión y, prueba de ello, es el crecimiento de las inversiones de los últimos años, aunque el país se encuentra muy lejos de los promedios de vecinos de la región como Chile o Brasil, que lideran la actividad en el sur de América.

Entre 2012 y 2013 la producción porcina creció un 25% en el país y en lo que va de este año ya se observa un acumulado del 9% más respecto del año pasado, y al concluir este período se espera un crecimiento del 10%, con una faena que superará los 5 millones de cabezas de porcinos.

La carne de cerdo es la más producida y consumida en el mundo porque tiene una gran productividad, además de que la conversión alimenticia está muy cerca de lo que es el caso del pollo, y con una madre se puede obtener alrededor de 3.000 kilos de carne por mes.

Ningún animal terrestre puede equiparar esa cantidad de kilos en un año. Hoy en el mundo se estima que el consumo por habitante y por año se ubica en los 16 kilos, contra 10 o 12 kilos de carne bovina.

Los números de Argentina son diferentes

En cambio, los números de la Argentina son un poco diferentes "porque en el caso avícola, nos encontramos en línea con lo que es el consumo mundial. Pero en cuanto al consumo de carne porcina nuestro país se ubica muy por debajo de los niveles mundiales y esto se puede ver de dos maneras, una muy pesimista o como la vemos nosotros, una gran oportunidad", razona Daniel Fenoglio, vicepresidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP) y titular de Cabaña Argentina.

Fenoglio expuso sus puntos de vista respecto de la producción de cerdos en el país, en el seminario "Mercosur y Asia 2030", donde se analizó las posibilidades de los países de esta parte del mundo como proveedores de proteínas rojas a China -que acaba de retirar las restricciones que pesaban sobre Brasil para la exportación de carne bovina, un negocio que le representará entre u$s 800 mil u$s 1,2 millón-, y estimó que la carne porcina podría complementar a la bovina para que esta última sea exportada.

Una oportunidad para los productores porcinos

La globalización del comercio ofrece una gran oportunidad para los productores porcinos de la Argentina, porque en ese caso se podría exportar más carne de origen bovino y el sector porcino podría cubrir la demanda interna. Los argentinos consumen de 10 a 10,5 kilos por habitante y por año de carne porcina y, un promedio que se ubica en el 8,5% del total de carnes producidas en el país. Este volumen de consumo se encuentra 6 o 7 kilos por debajo de la media mundial. Mientras que China tiene una gran cantidad de consumo de carne porcina. 

"Sólo con crecer a la media mundial (en Europa es de 42 kilos; en Estados Unidos de 30 kilos y en China de 40 kilos) y si nuestro país alcanzara a los 17 kilos por cabeza por año, sería una muy buena noticia para el sector", reflexionó el empresario.

Los principales países productores de cerdo son además de la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Brasil y China. Pero China es el productor más ineficiente porque tiene una gran cantidad de cerdos, pero una muy baja productividad, por eso el hemisferio sur tiene mucho para desarrollar. Brasil es el cuarto productor de cerdos del mundo. Chile también produce, mucho más que la Argentina y el 84% de la producción mundial se encuentran entre esos jugadores. La Argentina aparece allí, muy lejos con algo más de 400 mil toneladas de carne porcina, incluso se encuentra por debajo de la media internacional.

China tiene una relación de 6,48 cerdos por hectárea cultivable, Europa de 2,38, Chile de 4,10 y la Argentina apenas llega a 0,12. "Nuestro país tiene suficiente lugar físico, tierra, granos y agua como para producir cerdos, mientras que otras regiones y otros países tienen limitantes importantes en ese sentido", apuntó Fenoglio.

Los principales importadores de carne porcina son Asia, sumado a Rusia, China, Corea y México, a través de la península de Yucatán, y Estados Unidos.

Argentina no tiene la gimnasia de otros estados

Fenoglio explica en ese sentido que Argentina no tiene la gimnasia de otros estados para la exportación porque "no tenemos frigoríficos habilitados y nunca hemos exportado, más allá de menudencias a Hong Kong. Tampoco tenemos capacidad de congelado, con lo cual pensar en la exportación argentina en el corto plazo es bastante difícil, las distancias son largas y, mandar productos elaborados como los fiambres, también resulta difícil porque cuando llegan a destino la vida en góndola es muy corta".

Se debe lograr que los sectores avícolas y bovino exporten carne y quienes se dedican a la producción porcina posicionarse muy bien en el mercado interno. La producción de cereales, por otra parte, muestra precios a la baja, con lo cual la rentabilidad para aquellos países que no tienen problemas con estas enfermedades es muy buena, como ocurre en Argentina, por eso hubo numerosas inversiones para el sector en los últimos años. Argentina redujo además, en forma drástica sus importaciones, sobre todo para la industria del chacinado que abastecía la faltante carne con importaciones provenientes de Brasil, Chile y Europa. Hoy lo hace en el mercado local. 

Otro dato interesante es que el costo de producción, en los últimos años, estuvo por debajo del costo de venta. Entre el 60% y el 70% de la producción de cerdos es alimentos, con lo cual es un negocio dependiente del precio de los cereales. El mayor consumo de la carne de cerdo se encuentra en Capital Federal y Gran Buenos Aires. En el interior, en cambio, muchos productores de cerdo tomaron la decisión de poner sus propias carnicerías para abastecer a toda la zona de influencia.

Temas en esta nota

Load More