Kicillof ratificó que bajarán 5% los combustibles a partir de enero

Se trata, no obstante, de una leve mejora para los bolsillos de los consumidores, ya que los precios de la nafta y el gasoil subieron 55% en los últimos doce meses.

Por
Anunció además retenciones móviles para el sector y una revisión de impuestos.

Anunció además retenciones móviles para el sector y una revisión de impuestos.

25deDiciembrede2014a las00:31

El Gobierno confirmó ayer que, gracias a un acuerdo con las provincias productoras y otros actores del sector, el precio de los combustibles bajará desde el 1° de enero 5% en todos los surtidores del país.

Se trata, no obstante, de una leve mejora para los bolsillos de los consumidores, ya que los precios de la nafta y el gasoil subieron 55% en los últimos doce meses.

El precio de la nafta súper, uno de los combustibles más usados por particulares, pasará de un mínimo de $ 11,90 a $ 11,30 a partir del mes que viene, aunque los valores pueden divergir según cada petrolera.

Además, como consecuencia de la fuerte baja mundial del precio del petróleo, el Gobierno dispuso una caída de sólo 7 dólares del barril local de petróleo, con el objetivo de mantener un piso de rentabilidad y la voluntad inversora en el sector.

Además, el ministro de Economía, Axel Kicillof, informó sobre la implementación de retenciones móviles e indicó que el Gobierno está dispuesto a analizar una reducción en el impuesto interno al combustible a cambio de que las empresas del sector mantengan el nivel de actividad y de empleo.

"Queremos dar respuesta a la situación del mercado del petróleo, que desde julio cayó 40%, para que haya un reflejo en el bolsillo de la gente, pero sin que caiga la actividad", enfatizó ayer Kicillof.

"No podemos permitir que oscilaciones del mercado, que algunos atribuyen a cuestiones geopolíticas, nos afecten ni que se vea frustrado el autoabastecimiento por movimientos abruptos", indicó el funcionario sobre la leve baja impulsada en el valor del barril local.

"Eso va a permitir que las estaciones de servicio y las refinerías no pierdan rentabilidad", dijo Kicillof, y agregó que el "esfuerzo compartido" por todos los sectores incluirá una revisión "en el impuesto a las naftas que cobra el fisco". El ministro de Economía no se animó a brindar información sobre montos.

Kicillof recordó que en junio, cuando el precio internacional estaba en torno de los US$ 112, la Argentina lo mantuvo en 75 dólares. Y que ahora que el valor ronda los US$ 60, el Gobierno lo fijó en US$ 70.

"Vamos a tomar las medidas que tengamos que tomar para que haya más equipos de exploración trabajando porque no podemos darnos el lujo de haber dado un paso adelante y ahora dos atrás por una crisis cuyo origen y duración se desconocen", estimó Kicillof.

"La baja de 10 centavos en el precio de los combustibles representa $ 2000 millones por año que se vuelcan a la economía real", dijo el ministro de Planificación, Julio De Vido, y agregó: "Es un aporte a la política de incentivar el consumo".

El petróleo de Texas (WTI) subió ayer 3,36% y cerró con un precio de 57,12 dólares el barril. Se recuperó así levemente de las últimas caídas gracias a los buenos datos económicos en Estados Unidos, que informó que el país creció a un ritmo anual de 5%, el más alto en los últimos once años.

El acuerdo anunciado ayer fue suscripto por el Gobierno, pero además por las empresas y sindicatos del sector, y por las provincias que conforman la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi).

Kicillof se había reunido anteayer con el presidente de YPF, Miguel Galuccio; la secretaria de Energía, Mariana Matranga, y el coordinador del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta. Ese mismo día recibió a empresarios y sindicalistas, a los que les pidió colaboración para mantener la producción.

Temas en esta nota