Comercio pidió mantener el precio a los tamberos

El Gobierno pidió ayer al sector industrial mantener a los tamberos los valores del último mes de 2014. Las empresas analizarán esa solicitud.

Por |
Langer y Kicillof buscan calmar un conflicto que llevó al bloqueo de plantas. Foto: Archivo

Langer y Kicillof buscan calmar un conflicto que llevó al bloqueo de plantas. Foto: Archivo

07deEnerode2015a las07:49

Después de la tensión que generaron la semana pasada los bloqueos a usinas lácteas en Suardi, provincia de Santa Fe, por la baja retroactiva a diciembre anunciada por cuatro empresas en los precios a los productores, el Gobierno pidió ayer al sector industrial mantener a los tamberos los valores del último mes de 2014. Las empresas analizarán esa solicitud, pero sin un compromiso firme.

La semana pasada las plantas de Verónica y Williner (Ilolay) en esa localidad fueron bloqueadas por productores molestos por la merma de 10 centavos el litro para la leche ya entregada en diciembre último. Los tamberos reaccionaron por una medida retroactiva y porque las industrias también anunciaron una reducción de otros 10 centavos para la leche que se está produciendo en enero.

En total, en dos meses los productores perderían un 6% de precio respecto del valor de noviembre que, en promedio, era de $ 3,24 el litro. Además de Verónica y Williner, según los productores, se sumaron a los anuncios de bajas en el precio Molfino y Milkaut.

Industrias estudiarán el planteo

En medio de la tensión, Ariel Langer, subsecretario de Comercio de la Nación, recibió ayer al sector industrial y pidió que las firmas que anunciaron las bajas o las que piensen aplicarlas mantengan los precios abonados en diciembre. Las industrias sólo se comprometieron a estudiar el planteo.

"La Secretaría de Comercio pidió que las empresas que hicieron esos anuncios analicen la posibilidad de mantener el precio anunciado en diciembre y para enero seguir buscando alternativas", dijo Miguel Paulón, presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), que agrupa al sector. "Las empresas se fueron con la inquietud de ver qué pueden hacer", añadió.

Pese a lo solicitado por Langer, un empresario confió que las bajas serán inevitables. "Los precios tienen que bajar sí o sí porque estamos perdiendo plata en el mercado interno, hay menor consumo, el precio internacional cayó a la mitad (de 5000 a 2500 dólares la tonelada), las exportaciones retrocedieron y el dólar está retrasado", indicó el industrial, que pidió reserva de su identidad. Otras fuentes afirman que por la política de control de exportaciones hubo firmas que acumularon stocks que ahora sobreofertan en el mercado interno.

Al margen de la negociación con la Secretaría de Comercio, trascendió que ayer el subsecretario de Lechería de la Nación, Arturo Videla, llamó a empresas y les ordenó retrotraer la decisión de las bajas en el precio .

Reunión de urgencia en la SRA

En tanto, los tamberos que integran la Mesa Nacional de Productores de Leche se reunieron ayer de urgencia en la Sociedad Rural Argentina (SRA). Rechazaron las bajas y convocaron a sus pares a realizar acciones judiciales si se producen retroactivamente. Además, según indicó Carlos Brave, coordinador de la mesa lechera, se resolvió pedir a los gobernadores Daniel Scioli, José Manuel de la Sota y Antonio Bonfatti que intervengan en favor de los tamberos. "La medida de las industrias fue unilateral", se quejó el dirigente.

Para el productor cordobés Néstor Roulet, hay tambos con mermas del 20% en su producción por el calor y las lluvias seguidas. Esto implica más costos para sostener el establecimiento. "Entre enero y marzo hay que hacer silos, alfalfa y verdeos. El anuncio de una baja no sólo es fatal ahora para los costos fijos, que suben, sino que afecta para el resto de 2015", dijo.

Las bajas de las industrias también molestaron a gente cercana al Gobierno. Ider Peretti, presidente de la Confederación General Económica (CGE) y ruralista de la localidad cordobesa de Morteros, dijo que productores de la Sociedad Rural de esa ciudad enviaron notas a funcionarios del Gobierno, entre ellos el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y aguardan ser recibidos. "Es de mala leche anunciar bajas para algo que ya se entregó", precisó Peretti.

Temas en esta nota