China impulsa la demanda mundial láctea

La producción de quesos aumentó un 65% en los últimos 10 años, como consecuencia de la fuerte demanda del gigante asiático.

Por
A partir de 2010, China se ha convertido en la principal importadora de productos lácteos, con compras que han aumentado más de 70% en ese período.

A partir de 2010, China se ha convertido en la principal importadora de productos lácteos, con compras que han aumentado más de 70% en ese período.

26deEnerode2015a las08:10

Estados Unidos posee la mayor industria quesera del mundo, y provee más de 30% de la producción global a través de 450 plantas desplegadas en todo el territorio norteamericano, especialmente concentradas en el Medio Oeste, con epicentro en Iowa, Illinois y Nebraska, además de Wisconsin y California.

La producción estadounidense supera las 5 millones de toneladas por año; y ha experimentado una profunda revolución tecnológica en la última década, que le ha permitido duplicar la producción por planta, e incrementar sus resultados en más de 1 millón de toneladas entre 2003 y 2013.

En este período, el sistema lácteo/quesero de EE.UU. ha profundizado su diversificación con más de 400 variedades, que abarcan desde las tradicionales a las más sofisticadas; entre estas últimas, muchas responden a pedidos específicos de nichos de la alta culinaria global.

La industria láctea norteamericana orienta cada vez más su producción al exterior, con un total de 150.000 toneladas vendidas fuera de EE.UU. en 2014.

Sin embargo, el principal exportador de quesos no es EE.UU. sino Alemania, que el año pasado colocó productos por U$S 5.147 millones (16,8% del total global), seguida por Francia, que respondió por 13% de las ventas (U$S 4.001 millones).

Lo que caracteriza a la industria de EE.UU. es que es la de más rápido crecimiento en sus ventas en el exterior, con un aumento de 212,2% desde 2009.

La producción de quesos es el sector de vanguardia de la industria láctea, porque es el sistema de mayor valor agregado y el de los precios más elevados, que han aumentado 65% en los últimos 10 años como consecuencia de la demanda china/asiática.

Principal importadora de productos lácteos

A partir de 2010, China se ha convertido en la principal importadora de productos lácteos, con compras que han aumentado más de 70% en ese período.

El auge de las importaciones depende en la República Popular del incremento del PBI per cápita, y éste se expande 8%/10% por año desde 2009, con un incremento de la demanda láctea que lo supera.

Es la consecuencia de la transición dietaria que experimenta su población, que hace que la ingesta de lácteos crezca al mismo ritmo que el consumo de carnes, y éste aumenta 10%/12% por año. Por eso, las importaciones ascendieron a 5 millones de toneladas en 2010, que se duplicarían al concluir la década.

La respuesta del gobierno chino al rápido crecimiento de las compras externas es alentar el surgimiento de grandes unidades productivas, altamente capitalizadas y verticalmente integradas, constituidas sobre la base de tecnología y capital extranjero, entre ellas el proveniente de las grandes marcas de la industria europea y norteamericana.

Los tres grandes exportadores lácteos con menores costos de producción son Nueva Zelandia, Australia y la Argentina, con la ventaja comparativa de éste último de disponer con mejores recursos ecológicos para la actividad, tanto en extensión como en clima.

El mercado lácteo mundial ha cambiado estructuralmente en los últimos 10 años; y ahora el eje de la demanda se encuentra en Asia, sobre todo en China.

Esta tendencia de fondo actúa como un elemento estabilizador de la tradicional volatilidad de la actividad, en especial a partir del punto de inflexión que ha sido la crisis financiera internacional de 2008.

Temas en esta nota