Los importadores creen que seguirán las restricciones

Todo parece indicar que importar en la Argentina seguirá siendo complicado. Evalúan que la persistente caída del superávit comercial será la causa.

Por |
Los rubros de importaciones más afectados por las restricciones vigentes, explicó Pérez Santisteban a LA NACION, son el automotor y el agrícola.

Los rubros de importaciones más afectados por las restricciones vigentes, explicó Pérez Santisteban a LA NACION, son el automotor y el agrícola.

30deEnerode2015a las07:57

Todo parece indicar que importar en la Argentina seguirá siendo complicado. Si el país enfrenta este año un superávit comercial reducido, como ocurrió en 2014, habrá pocas posibilidades de que el Gobierno flexibilice las restricciones al ingreso de bienes importados, opinó el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban.

Los principales factores que han reducido el ingreso de divisas con las que se pagan las importaciones son la baja de las exportaciones, afectadas esencialmente por una menor demanda de Brasil, principal socio comercial de la Argentina y por la caída en los precios de granos y cereales, y la falta de inversión extranjera.

Los rubros de importaciones más afectados por las restricciones vigentes, explicó Pérez Santisteban a LA NACION, son el automotor y el agrícola, aunque se extiende sobre prácticamente todas las ramas industriales. "La importación de autos cayó 40% durante el año pasado; sin embargo podríamos decir que el impacto ha sido parejo, porque el 80% de lo que se importa va destinado a la producción industrial o agrícola, lo que tiene efectos más amplios", subrayó.

De este modo, los efectos negativos de los límites a las importaciones no sólo implican el faltante de bienes terminados, sino también de componentes o insumos con los que se producen en el país, por ejemplo, maquinarias para el sector agrícola o para la construcción, entre otros.

Durante 2014 el saldo comercial de la Argentina se contrajo 15,9% interanual, a US$ 6686 millones, lo que representa el monto más bajo desde 2001, en ese momento en plena recesión y rumbo a una multimillonaria cesación de pagos.

Para Pérez Santisteban, el sistema de comercio exterior mediante el cual una empresa debe presentar una declaración jurada (las ya célebres DJAI) para poder importar es muestra de que "en cierta forma, el Gobierno decidió, con su política económica, resignar crecimiento en pos de reducir la demanda de dólares y sostener así la calma en el sector cambiario".

"Cuidar las reservas pasó a ser un objetivo supremo de la política económica, y en ese contexto todo lo que demande dólares es objeto de especial seguimiento", agregó Pérez Santisteban.

A este panorama, de por sí complicado, se añade una resolución de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que le exige a la Argentina eliminar las trabas a las importaciones, por estimar que contravienen acuerdos internacionales. De no acatar esta orden, podría haber sanciones.

La economía se contrajo entre 2,5 y 3% en 2014, mientras que la inflación pasó de 25% en 2013 a alrededor de 35% durante el año pasado, dijo CIRA, citando estimaciones privadas. Las reservas internacionales del Banco Central quedaron ayer en 31.343 millones de dólares, desde los 48.000 millones que reportaban a fines de enero de 2010, cuando el Gobierno comenzó a pagar su deuda con esos fondos.

UN PANORAMA COMPLICADO

-15,6%. Saldo comercial

Fue la contracción de este indicador durante el último año

80%. Importaciones

Es el porcentaje de las compras del exterior que se usan como insumos en la producción local, según la CIRA

Temas en esta nota