Fin de la era de commodities altos golpea al superavit

La fortaleza del dólar y súper cosechas afectarán al precio de la soja y las exportaciones argentinas caerían u$s 7.000 millones.

Por
Compensarán con la ayuda china.

Compensarán con la ayuda china.

11deFebrerode2015a las09:02

El ciclo de precios altos de commodities quedó atrás y repercutirá en el saldo comercial de Argentina, que podría bajar hasta los u$s 1.700 millones este año, según un reporte de la consultora Econométrica.

La combinación de dólar fuerte y súper cosechas de granos deprimirán los precios de las materias primas que exporta Argentina, de acuerdo con el informe firmado por el economista Ramiro Castiñeira.

El reporte consigna que la soja acumula a febrero una baja del 28% anual, el precio del maíz cae 27% y el del trigo, 18%. El descenso de los commodities también comprende a los metales y, por supuesto, a los combustibles: el petróleo cayó 47% y el gas, 57% anual. Y si bien los países importadores de energía (como Argentina) ahorrarán divisas por la caída de esos precios, los Estados de la región tendrán una considerable merma de ingresos por los menores precios de sus exportaciones.

Una cosecha similar a la de 2014, de 105 millones de toneladas, estaría valuada este año en u$s 7.000 millones menos, con lo que absorbería todo el superávit comercial del año pasado, de u$s 6.700 millones.

Los menores precios de la energía compensarían en parte ese rojo. Argentina importaría u$s 2.000 millones menos de energía, por lo que el déficit energético caería hasta u$s 4.500 millones, según los cálculos de Econométrica.

"Sólo por el impacto de los nuevos precios internacionales, el saldo comercial tendería a una contracción de u$s 5.000 millones, para cerrar en u$s 1.700 millones en 2015", aseguró la consultora. Lejos de ese pesimismo, el Presupuesto 2015 estima un superávit comercial de u$s 9.197 millones.

Pero, a diferencia de otros países de la región, Argentina no sufrirá la salida de capitales que acompaña a la caída de precios de las materias primas y que se espera aumente con la suba de tasas en Estados Unidos. Ni debe hacer frente a compromisos de deuda onerosos: sus vencimientos para este 2015 representan el 1,5% del PBI. Brasil, por caso, debe satisfacer deuda por el equivalente al 12% de su economía.

Por eso, estima Econométrica, bastará con la ayuda china para sortear el cambio de viento. El swap y los acuerdos comerciales (que incluyen cláusulas desconocidas y adjudicaciones directas a empresas chinas) servirán para conseguir al menos u$s 8.000 millones que suplirán la merma de ingresos provenientes de las exportaciones. "La intención del Gobierno de no devaluar en el año electoral se sostendrá mientras continúen llegando los swaps que reemplacen los dólares que ya no traerá la soja", afirmó la consultora.

Efecto regional

El ciclo de bonanza que regó toda la región, en una década en la que el precio de la energía se multiplicó por cinco, el de los minerales, por tres y el de los alimentos, por dos, podría llegar a su fin.

La merma de los commodities afectará a toda Latinoamérica, indicó Econométrica. El país más complicado será Venezuela, ultradependiente del petróleo, con alta inflación, devaluación de tres dígitos y serio peligro de default.

Las exportaciones brasileñas podrían soportar el peor escenario, según la consultora, pero sufrirá la reversión del proceso de fuerte ingreso de capitales de los últimos años, seducidos ahora por la inminente suba de tasas en Estados Unidos. "Brasil ya está en recesión. El ritmo en que salgan los capitales marca rá la magnitud de la recesión y devaluación de 2015", afirmó Econométrica.

Temas en esta nota

Cargando...