Licencia por enfermedad para afecciones crónicas en el régimen rural

El tema en cuestión suele generar muchas dudas respecto de cómo se computa el plazo de las licencias pagas por enfermedad en caso de trabajadores con enfermedades crónicas, recurrentes, por lo que desde Arizmendi analizan el tratamiento para este tipo de situaciones.

Por
Licencia por enfermedad para afecciones crónicas en el régimen rural
26deFebrerode2015a las09:15

Por la remisión del Artículo 50 de la ley 26.727, de trabajo agrario a lo dispuesto por la ley de contrato de trabajo, los trabajadores del ámbito agrario que tuviesen una enfermedad o accidente inculpable, el tratamiento será similar al de los trabajadores comprendidos en la LCT.

En este sentido, el Dr. Fernando Bianchi desde el Depto. Técnico Legal de Arizmendi informa que la ley de contrato de trabajo en el artículo 208 de la LCT dispone que cada accidente o enfermedad inculpable que impida la prestación del servicio no afectará el derecho del trabajador a percibir su remuneración durante un período de tres (3) meses, si su antigüedad en el servicio fuere menor de cinco (5) años, y de seis (6) meses, si su antigüedad fuera mayor.

Y en los casos que el trabajador tuviere carga de familia y por las mismas circunstancias se encontrará impedido de concurrir al trabajo, los períodos durante los cuales tendrá derecho a percibir su remuneración se extenderán a seis (6) y doce (12) meses según si su antigüedad fuese inferior o superior a cinco (5) años.

El problema suele producirse cuando debido a la patología del trabajador el periodo de licencia no es continuo sino que se da en forma discontinua o esporádica.

El tema está tratado en la ley de contrato de trabajo en el artículo 208, el cual en la parte pertinente refiere solamente que cuando se produce el resurgimiento crónico de enfermedades anteriores, o como lo denomina “recidiva de enfermedades crónicas”, las mismas no generan derecho al trabajador de gozar de un nuevo período de licencia, sino que se continúan acumulando dichos períodos a los períodos anteriores, hasta alcanzar el plazo de licencia paga que se ha indicado anteriormente.

Se considera recidiva, según Vázquez Vialard, al surgimiento intermitente y sucesivo de manifestaciones invalidantes que tienen como causa o fundamento una misma enfermedad o accidente.

Es decir, que para ser considerada recidiva y poder acumular el plazo de licencia a los anteriormente otorgados la afección por la cual el trabajador reinicia la licencia debe tener un mismo origen, ser una misma afección, y no distintas enfermedades, ya que cada enfermedad generaría un plazo de licencia nuevo.

Un ejemplo de esto, sería si un trabajador sufre de una lumbalgia por padecer un hernia de disco y se toma un mes de licencia, vuelve a trabajar, y tras un par de semanas vuelve a presentar certificados médicos por la misma afección, el nuevo período de licencia por enfermedad se acumulara al mes anterior que se le había otorgado, y así sucesivamente hasta alcanzar sumando cada período el total de licencia paga por enfermedad que dispone el Art. 208 de la LCT de acuerdo a su antigüedad (3 meses, 6 meses o 1 año).

Mientras que si los motivos de la licencia se refirieran a afecciones diferentes, Ej. Lumbalgia y varicela cada período de licencia se computara por separado, no acumulándose uno con otro.

Esta acumulación que dispone el artículo 208 de la LCT, finaliza con el transcurso del plazo de 2 años, correspondiendo en dicho caso el otorgamiento de un nuevo período íntegro de licencia paga por enfermedad.

Dicho artículo no establece desde cuándo se comienzan a computar los dos años, (si desde que finalizó el amparo económico o desde su primera manifestación) y esto a los largo del tiempo ha generado diferentes posturas doctrinarias y jurisprudenciales, Vázquez Vialard por su parte sostiene en “Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social” T.I., p371 que debe computarse desde que finaliza el pago de la licencia legal, en tanto Mario Ackerman sostiene un criterio más beneficioso para el trabajador, que es retrotraer el cómputo al momento de la primera manifestación incapacitante de la enfermedad crónica.

Concluyen desde Arizmendi en este sentido que esta última postura sería más acorde a los principios del derecho laboral y que por lo general suele tener mayor acogida en los tribunales, sin perjuicio que hay diferentes posturas.

Temas en esta nota