Sube más dólar en Brasil: es récord en 10 años

En febrero la balanza comercial con Brasil arrojó un déficit de u$s 154 millones, lo que representa un incremento interanual del 117%.

Por
El dólar en Brasil volvió a acercarse a los 2,90 reales al subir casi un 1,4% alcanzando niveles no vistos en más de 10 años cerrando en 2,8944 reales.

El dólar en Brasil volvió a acercarse a los 2,90 reales al subir casi un 1,4% alcanzando niveles no vistos en más de 10 años cerrando en 2,8944 reales.

03deMarzode2015a las08:15

En febrero la balanza comercial con Brasil arrojó un déficit de u$s 154 millones, lo que representa un incremento interanual del 117%. De esta manera el saldo negativo del primer bimestre supera los u$s 223 millones, acusando una reducción del 25%. 

Según datos del Ministerio de Industria de Brasil las exportaciones argentinas al mercado brasileño cayeron un 26% interanual a u$s 814 millones, ubicándose por segunda vez en el año por debajo de los u$s 1.000 millones. Mientras que las ventas externas brasileñas con destion al mercado argentino sufrieron una baja interanual del 17%, a u$s 968 millones. Los analistas locales argumentan que el aumento de los costos domésticos junto con el atraso cambiario y el bajo crecimiento en Brasil explican el derrumbe de los embarques argentinos.

Con relación al problema de la competitividad de los exportadores argentinos vale señalar que ayer el dólar en Brasil volvió a acercarse a los 2,90 reales al subir casi un 1,4% alcanzando niveles no vistos en más de 10 años cerrando en 2,8944 reales (el dólar futuro a fin de abril cotiza ya a 2,921 reales).

En lo que va del año el real se depreció el 7,5%. Los economistas brasileños advierten que a pesar de que el equipo económico liderado por Joaquim Levy señaló que el Gobierno de Rousseff no tiene interés en mantener el tipo de cambio artificialmente valorizado, distintos factores domésticos están sosteniendo la cotización del dólar en línea con la mayor fortaleza que experimenta la divisa norteamericana en los mercados mundiales.

Al respecto, el reforzamiento de las perspectivas de que la Fed puede subir las tasas de interés en el corto plazo sustentan la avanzada del dólar; además varios países desarrollados ya han aumentado sus tasas lo que reduce el flujo de capitales hacia los emergentes como Brasil, presionando el tipo de cambio para arriba.

Se trata así de otro ingrediente que conspira contra las chances de los exportadores locales en los próximos meses. Dado que el ajuste cambiario que está llevando a cabo el Gobierno de Cristina de Kirchner con vistas a las elecciones presidenciales de octubre está contribuyendo a deteriorar la competitividad de las exportaciones. A esto se suma la retracción de la demanda brasileña, incluso ya se especula con que este año también el PBI podría caer, complicando aún más los negocios bilaterales.

Por el lado de las importaciones, el retroceso en las ventas brasileñas es resultado no sólo de la recesión local sino también de las restricciones a las compras externas. Vale recordar que a comienzos de febrero el Banco Central frenó la venta de divisas a los importadores ante el drenaje de las reservas por el dólar "ahorro" y el turismo.

Los datos oficiales muestran que las menores exportaciones de automóviles, vehículos de carga, autopartes, naftas, productos hortícolas, productos de perfumería, motores para vehículos, gas propano, omnibús, maquinas para fabricar bebidas, urea e insecticidas, explican en gran parte la caída de las ventas argentinas, que representaron sólo el 5,7% del total importado por Brasil en febrero (0,4 puntos menos que en febrero 2014).

Mientras que por el lado de las menores importaciones se destacan principalmente motocicletas, hidrocarbonetos, maquinaria agrícola, motores y generadores, polímeros plásticos, mineral de cobre, motores para autos, neumáticos, tractores, autopartes, mineral de hierro y vehículos de carga. Las compras argentinas representaron un 8% de las ventas externas de Brasil.

Temas en esta nota