Expectativa por reunión hoy de la Fed

La próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto, que se reúne hoy y mañana, ha levantado grandes expectativas.

Por |
El precio del dinero está en mínimos históricos en EE.UU., entre el 0% y el 0,25% desde noviembre de 2008.

El precio del dinero está en mínimos históricos en EE.UU., entre el 0% y el 0,25% desde noviembre de 2008.

17deMarzode2015a las08:18

La próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal (Fed), que se reúne hoy y mañana, ha levantado grandes expectativas ya que puede impactar en todo el globo y de manera negativa sobre los países emergentes, en particular sobre esta Argentina desesperada en la búsqueda de dólares. Y podría ralentizar el ya pobre pronóstico del FMI de que, suponiendo este nivel de precio del petróleo y de tasas de interés, la economía mundial sólo crecerá un 3,5% este año y un 3,7% en 2016.

Después de las masivas compras de deuda, realizadas por la Fed, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra, ahora llegó el turno al BCE, que la semana pasada inició un plan con el que inyectará en el mercado 1,14 billones hasta, al menos, septiembre de 2016,lo que ha llevado a la divisa europea a rozar la paridad con el dólar. Básicamente con esto han pretendido hacer más competitivas sus exportaciones y abaratar el crédito con tasas cercanas a cero. Pero a costa de ahuyentar las inversiones y crear burbujas luego muy peligrosas al estallar. 

El precio del dinero está en mínimos históricos en EE.UU., entre el 0% y el 0,25% desde noviembre de 2008, y está previsto que la Fed aborde quizás este próximo mes de junio su primera suba de tasas en los diez últimos diez años, lo que fortalecerá aún más al dólar y encarecerá el crédito. El euro cayó la semana pasada a niveles de 1,048 dólar acumulando un derrumbe en el último año del 24% y del 13% en lo que va de 2015. Los analistas coinciden en que la velocidad de su descenso es inédita -sólo comparable a la registrada en el credit crunch de 2009 y durante la crisis de divisas de 1991- y, aunque el nivel de equilibrio estaría en 1,16 dólar, promete continuar bajando al menos hasta 2017 cuando, para Goldman Sachs, cotizaría a 0,8 dólar. 

Dicho sea de paso, la "guerra de divisas" ha colocado el foco en el mercado de divisas, el Forex -que se encuentra abierto las 24 horas-, que tiene un volumen de negocio diario que supera la negociación conjunta de todos los mercados de bonos y acciones del mundo. 

El plan de estímulos de la Fed ha tenido un impacto planetario. Sus masivas inyecciones de dólares dirigieron durante años el flujo de inversión hacia otros mercados, particularmente los emergentes, con tasas de interés más elevadas y mayores rentabilidades. Y ahora ha comenzado la retirada empezando en junio de 2013, cuando la Fed anunció su intención de finalizar sus compras de deuda. Era el punto de inicio para replegar sus estímulos e ir preparando el camino de regreso, a EE.UU., de la inversión en dólares con un horizonte de alza de tasas que augura mayores rentabilidades. 

Si, como espera la mayoría de los analistas, mañana la Fed comienza a normalizar su política monetaria y modifica su discurso actual de afrontar "con paciencia" el alza de tasas, se profundizará el regreso de la inversión hacia EE.UU. desde los países emergentes y también desde la zona euro por el entorno de tasas de interés casi a cero allí. Desde Royal Bank of Scotland advierten que "un cambio inminente en el lenguaje de la Fed podría poner de relieve la vulnerabilidad de las economías emergentes". La única sombra, para acelerar la normalización monetaria, es una leve contracción en la demanda final, del 0,5% en febrero, que se habría notado en EE.UU. tras el declive del 0,8% en enero.

En el caso particular de la Argentina, no sólo sufriría un repliegue aún mayor de capitales hacia EE.UU., sino que el fortalecimiento del dólar complicaría aún más la entrada de dólares. Brasil, nuestro principal comprador que se lleva el 20% de nuestras exportaciones, ya ha visto, desde febrero de 2014,caer su moneda el 29,8% con respecto al dólar y si descontamos el aumento de su IPC, del 7,7%, nos queda que allí el poder adquisitivo del dólar aumentó el 20,5%. 

En la Argentina, con el precio del dólar artificialmente anclado por el Gobierno en alrededor de $ 8,78, en ese mismo período ha devaluado el peso en sólo un 9,6% y si le descontamos un aumento del IPC del orden del 40%, nos queda que el poder adquisitivo del dólar ha caído un 21,7%. Si esto se profundiza al fortalecerse de nuevo el dólar, el turismo receptivo caerá aún más, lo mismo que las exportaciones, mientras los flujos de capitales aceleraran su fuga.

(*) Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California.

Temas en esta nota