El dólar ya sube al mayor ritmo en cinco meses

Apremiado por la falta de dólares y la devaluación del real, Alejandro Vanoli se ve forzado ahora a acelerar la suba del dólar.

Por
El ajuste actual es un intento oficial por compensar la competitividad perdida en este tiempo frente a Brasil.

El ajuste actual es un intento oficial por compensar la competitividad perdida en este tiempo frente a Brasil.

19deMarzode2015a las08:35

Apremiado por la falta de dólares y la devaluación del real, Alejandro Vanoli se ve forzado ahora a acelerar la suba del dólar al mayor nivel desde que desembarcó en el Banco Central. En marzo, el tramo final que debe atravesar hasta la gran liquidación de las cerealeras por la cosecha de soja, el ritmo de suba del dólar superó el 15% anual y superó de esta manera la velocidad de todos los meses previos, pero se mantuvo aún muy por debajo de la inflación. 

Este diario ya había anticipado que el organismo empezaría a deslizar a este ritmo el tipo de cambio oficial (el 1,3% mensual). El ajuste actual es un intento oficial por compensar la competitividad perdida en este tiempo frente a Brasil, pero que resulta, al menos por ahora, prácticamente insignificante: el real ya se depreció un 15% en lo que va del mes, y un 40% en el último año, lo que equivale a una devaluación del 300% anual. El peso, en cambio, hoy se aprecia en términos reales, dado que la inflación local ya supera el 25% anual.

El Central se ve limitado en estos días por un axioma que suele defender públicamente y que no piensa violar: que la expectativa de devaluación sea siempre menor a la tasa de interés en pesos para alentar la demanda de dinero y evitar que se produzca una corrida contra las divisas. Para quien tiene hoy dinero ocioso, los plazos fijos en pesos ofrecen una tasa de interés de entre el 21% y el 23% anual (según sea mayorista o minorista) sensiblemente mayor a la que reportará en el mismo período el dólar "ahorro" (al menos, en el corto plazo).

Sostener un ritmo de devaluación menor a la inflación local y muy por debajo de lo que lo hacen los socios comerciales de la Argentina genera altos costos para el Central, que debe vender divisas en el mercado cambiario y financiarse con deuda para evitar mostrar caída de reservas. La mesa de dinero debió salir a defender el valor del peso para evitar que se hundiera en 22 de las últimas 26 ruedas cambiarias; y desprenderse en el mismo período de casi u$s 1.000 millones. Esto sucede en parte porque, simultáneamente, el organismo resolvió incrementar la emisión de pesos del 23% al 32% anual en apenas un mes, y reducir las tasas de interés del sistema. Con mayor efectivo en poder de la gente, la demanda de dólar "ahorro" aumenta y toca niveles récord (aun con la parsimonia con la que el Central pretende llevar adelante la devaluación), y las expectativas se siguen reflejando en el mercado informal, donde el "blue" se muestra relativamente firme, cercano a $ 13.

Con estas microdevaluaciones, que no alcanzan a empatar la inflación, el Central debe enfrentar un contexto que hasta ahora había logrado atenuar con el ingreso de divisas por el swap con China, líneas de contingencia con organismos internacionales o las colocaciones de deuda de la Ciudad de Buenos Aires y la petrolera estatal YPF. 

"El tipo de cambio oficial acumula una devaluación de sólo el 11% interanual, lo que explica la fuerte desaceleración de la inflación. El BCRA vendió u$s 187 millones en enero y u$s 400 millones en febrero; no obstante, el stock de reservas se mantiene estable en u$s 31.500 millones desde fines de 2014 principalmente gracias al ingreso de los swap con China", comentó Ramiro Castiñeira, de Econométrica.

 

Temas en esta nota

Cargando...