El Gobierno logró u$s 1.415 millones, pero pagó casi 9% anual

De los u$s 500 millones que originalmente salió a buscar el Gobierno, terminó colocando casi el triple, un total de u$s 1.415 millones.

Por
Para conseguir semejante nivel de participación, Economía tuvo que aceptar un precio bastante más bajo que el vigente en el mercado.

Para conseguir semejante nivel de participación, Economía tuvo que aceptar un precio bastante más bajo que el vigente en el mercado.

22deAbrilde2015a las08:25

El interés para participar de la colocación del Bonar 24 superó cualquier expectativa previa: de los u$s 500 millones que originalmente salió a buscar el Gobierno, terminó colocando casi el triple, un total de u$s 1.415 millones. Aunque no hubo detalles, trascendió que la mayor parte de los que participaron fueron inversores extranjeros, lo que explica el gran volumen conseguido. Las ofertas alcanzaron los u$s 1.878 millones.

Para conseguir semejante nivel de participación, Economía tuvo que aceptar un precio bastante más bajo que el vigente en el mercado hasta ayer: finalmente se fijó un valor de u$s 103, lo que representa un rendimiento que llegó al 9% anual. De hecho, el título cotizaba hace pocos días a u$s 109 y había caído en la antevíspera a u$s 106, lo que equivalía a una tasa del 8,3%. Pero el equipo económico privilegió una emisión mayor, aceptando también pagar un rendimiento bastante más alto que el vigente en el mercado.

"Para los inversores es una transacción muy buena. El Bonar 24 es el título preferido, tiene una duración de sólo cuatro años, empieza a amortizar capital en 2019 y una tasa de casi el 9% anual. En un mundo de tasas cercanas a cero, es hoy una apuesta que tiene poca competencia", explicaba el fundmananger de un fondo local.

Además de inversores extranjeros, también hubo participantes locales: muchos inversores minoristas que cobraron intereses del Boden 2015 y Boden 2017 en los últimos días y entidades públicas con exceso de dólares para aplicar. Pero ninguno explica cómo se consiguieron más de u$s 1.400 millones.

El anuncio no fue realizado en el Palacio de Hacienda, sino que lo hizo Cristina de Kirchner desde Moscú, donde arribó para participar en un foro de negocios y mantendrá un encuentro con el presidente Vladímir Putin (ver pág. 7).

El Ministerio de Economía se tomó de alguna forma revancha luego del fracaso de la emisión que habían intentado hacer en diciembre pasado. En aquel momento, salieron a buscar hasta u$s 3.000 millones, pero consiguieron menos del 10% de ese monto. Ahora se subsanaron algunos problemas vinculados con aquella operación: se optó por un esquema de subasta holandés en vez de precio fijo, con lo cual quienes decidieron participar pudieron ofertar por precio.

El monto conseguido significa una muy buena noticia para el mercado. Le permitirá al Banco Central hacerse de un buen nivel de reservas, especialmente para hacer frente a los futuros vencimientos de deuda. Pero también permitiría algo más de flexibilidad para la demanda de divisas de los importadores. En un momento en el que las reservas sólo se mantienen por los acuerdos de swap con China, esta transacción representa un ingreso significativo de dinero fresco. Y marca además que la Argentina tiene cierta cuota de acceso a los mercados, aún a pesar de las restricciones impuestas por el juez Thomas Griesa y la presión de los fondos buitre.

Economía tuvo que realizar varias aclaraciones y levantar ciertas restricciones para permitir que los inversores extranjeros pudieran participar de la licitación. Al mediodía, por ejemplo, estableció que además de participar vía "dólar MEP", también se podían realizar ofertas a través de dólar transferencia, allanando el camino a los extranjeros. También se dictó una excepción para que los compradores no se vean obligados a dejar por lo menos tres días los títulos en Caja de Valores. De esta forma, podrán disponer de ellos inmediatamente y si así lo desean transferirlo al exterior vía Euroclear.

El fondo NML indicó que estos títulos deberían quedar sujetos a la cláusula de "pari passu", pero la advertencia no asustó a los inversores. Sin embargo, es probable que en los próximos días se presenten ante Griesa para reclamar que también se bloquee el pago de estos bonos, emitidos bajo ley argentina y cuyo pago se efectúa a través de Caja de Valores.

Temas en esta nota

Seguí leyendo