El debate político se instaló en el Congreso Maizar 2015

Marcelo Loprete, Marcos Novaro, Jorge Streb y Andrés Domínguez disertaron sobre República, Instituciones y Desarrollo.

Por
“Es propio del Estado regular y no intervenir", dijo el director del Consejo Consultivo del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

“Es propio del Estado regular y no intervenir", dijo el director del Consejo Consultivo del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

01deJuliode2015a las08:27

El último panel de la primera jornada del Congreso Maizar 2015 se denominó “República, Instituciones y Desarrollo” y estuvo integrado por los especialistas Marcelo Loprete, Marcos Novaro, Jorge Streb y Andrés Domínguez y moderado por el periodista Matías Longoni.

El primero en exponer fue Loprete, director del Consejo Consultivo del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), quien desarrolló los principales puntos del Manual de las Buenas Prácticas para el Desarrollo Económico.

“Es propio del Estado regular y no intervenir. El Estado tiene que fijar reglas de juego y hacer respetar los derechos y para esto es clave que haya políticas públicas no populistas”, aseguró Loprete. “Con reglas básicas los países han podido salir adelante”, agregó.

“No ha habido una visión estratégica a largo plazo en la última década. Cuando no hay transparencia en la gestión pública hay transferencias de recursos a sectores ineficientes. Y de esto somos todos responsables”, señaló el director de CADAL.  

Por su parte, Streb, director de Investigaciones de la Universidad del CEMA, disertó sobre “la Democracia con Imperio de la Ley”. “Nos entusiasmamos tanto con los gobernantes que les damos no solo el Poder Ejecutivo, sino también el manejo del Congreso”, comenzó.

“En una democracia moderna no se prohíbe exportar carne. No puede haber autoridades políticas que estén por encima de la Ley. Los dirigentes tienen que obedecer nuestras reglas porque son nuestros empleados”, añadió Streb.

En tanto, Domínguez, miembro del Grupo de Acción Política para la Unidad (GAPU Agro), presentó los lineamientos principales de dicha entidad. “Trabajamos siempre enfocados en propuestas y en acción para construir instituciones colectivamente”, afirmó.

“Las malas instituciones tienen costos económicos y para revertir esto hacen falta actores, políticas y propuestas diferentes; hay propuestas, hay consensos y hay unidad. Podemos eliminar las retenciones y abrir las exportaciones sin desabastecer el mercado interno”, sostuvo Domínguez.

Por último, Novaro, director del Centro de Investigaciones Políticas (CIPOL), expuso sobre cambio institucional, los problemas de la República y la importancia del normal funcionamiento de las instituciones para el desarrollo de la economía en general.

“Las instituciones y la democracia hoy no están mucho mejor que en el año 83”, alertó Novaro. “No hemos aprendido mucho las lecciones de los cambios institucionales que tuvimos. Ahora no está muy claro que la sociedad argentina quiera cambiar”, agregó.

“En el microclima de quienes estamos adentro de la vida política damos por sentado que esto no se aguanta más. Y no es el ánimo que flota en la mayoría de la sociedad.  La opinión pública ha variado mucho y en los últimos meses la expectativa de cambio en mas bien baja”, remarcó Novaro.

“No hay que subestimar el sentido común porque es bastante racional. ¿Para qué tomar riesgos con cambios que difícilmente vayan a funcionar? Cambios que nos imponen costos inmediatos pero que nos aseguran una mejora a largo plazo”, continuó el analista político.

“Hay amplios sectores de la sociedad que tienen miedo de perder ciertos privilegios y beneficios. Hay que poder entender el modo en el que el sentido común se reproduce para poder pensar las oportunidades para el cambio institucional que se presentan”,  concluyó.

Temas en esta nota