Grecia propuso nuevo “plan de ajuste” para lograr el rescate

El Gobierno griego envió ayer por correo electrónico su propuesta de acuerdo a los acreedores.

Por
Los detalles del nuevo plan, que trascendieron ayer, combinan el pliego inicial de 47 páginas de medidas planteadas por Atenas y las últimas reformas publicadas por la Comisión Europea.

Los detalles del nuevo plan, que trascendieron ayer, combinan el pliego inicial de 47 páginas de medidas planteadas por Atenas y las últimas reformas publicadas por la Comisión Europea.

10deJuliode2015a las08:32

El Gobierno griego envió ayer por correo electrónico su propuesta de acuerdo a los acreedores, que buscará convencerlos para recibir el rescate financiero del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM), y que será respaldado por sus diputados hoy mediante un debate parlamentario.

Los detalles del nuevo plan, que trascendieron ayer, combinan el pliego inicial de 47 páginas de medidas planteadas por Atenas y las últimas reformas publicadas por la Comisión Europea, justo después de la convocatoria del referendo.

En caso de que se logre cerrar un acuerdo el fin de semana -mañana se reúne el eurogrupo y el domingo hay una cumbre de líderes europeos-, el Parlamento sería convocado inmediatamente para aprobarlo. 

Los socios de Grecia esperan que con estas medidas, ya aprobadas por el Gobierno de Alexis Tsipras pero aún no hechas públicas, el país dé un paso adelante que permita reconciliar posturas.

Al plan de reformas ya se lo llama en Bruselas "Juncker plus", dado que está basado en la última oferta que entregó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El funcionario colocó esas ideas en la mesa de negociación el 26 de junio pasado, antes de que los negociadores griegos abandonaran la sala por recomendación del premier Alexis Tsipras. Sobre esa base se suman nuevas medidas hasta llegar a un plan de ahorro de 12.000 millones de dólares, cuyas medidas se implementarían a partir del próximo lunes. En la elaboración de la estrategia tomaron parte asesores del Gobierno francés y de la Comisión Europea, para garantizar que la propuesta se acerque lo más posible a las expectativas de los acreedores.

Los detalles salientes del plan incluyen iniciativas que buscan desalentar la jubilación anticipada mediante la introducción de sanciones más estrictas.

Además, el Gobierno griego tiene la intención de aplicar la ley Loverdos-Koutroumanis, que proporciona una pensión básica para aquellos que adquieran el derecho a partir de enero de 2015. Atenas insiste en el aplazamiento de la aplicación de la "cláusula de déficit cero" (es decir, el que brega para que el sistema permanezca en equilibrio) para las pensiones complementarias.

En relación con el mercado laboral, la propuesta del Gobierno griego también prevé la aplicación de las sugerencias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), incluyendo la flexibilización en algunas profesiones, la revisión de la competitividad en áreas caracterizadas por prácticas oligopólicas y la adopción de nuevas estrategias para combatir la corrupción corporativa, en particular en relación con los procedimientos de contratación pública. 

Y en cuanto a los impuestos, Grecia propone aumentar los porcentajes del IVA -en comparación con las ofertas anteriores- para medicinas, libros, exposiciones de arte y teatro, hasta un 6%; para hoteles, energía, alimentos frescos y comestibles básicos, hasta el 13%; y para alimentos procesados, restoranes, que llegará hasta un 23%. Permanecerá, sin embargo, un descuento del 30% sobre el IVA en las islas, una "línea roja" para el Gobierno en las negociaciones en curso. Para las empresas, se dará un aumento del 26 al 28%, según lo exigido por los acreedores y especialmente el FMI. Además, el Gobierno mantendrá el polémico impuesto a la propiedad durante 2015 y 2016. Con el fin de combatir el fraude, la administración tributaria se convertirá en un órgano independiente y serán introducido requisitos más estrictos para el sector de los agricultores. También se incluyó el aumento del impuesto de solidaridad (una carga creada para los tiempos que corren) y el que grava a bienes de lujo.

Temas en esta nota