Mercado climático en Chicago: persistirá la incertidumbre

El mercado climático está impactando a pleno en los valores de los granos. Las perspectivas de rendimiento de maíz y soja han mejorado ya que el clima fue más seco la semana pasada.

Por |
La demanda también está en el foco de la tormenta.

La demanda también está en el foco de la tormenta.

27deJuliode2015a las07:27

El mercado climático está impactando a pleno en los valores de los granos. Las perspectivas de rendimiento de maíz y soja han mejorado ya que el clima fue más seco la semana pasada, y los pronósticos van por el mismo camino. 

Sin embargo, es necesario poner el foco en que la incertidumbre persistirá. Todavía falta el llenado de granos en maíz, y en soja la formación de vainas y el llenado de las mismas, procesos que requieren humedad y temperatura adecuados. Al contar con tanta reserva de humedad, el problema difícilmente venga por sequía, pero podría venir por nuevas lluvias

Por otro lado la gran duda es cuánto daño habrán hecho las condiciones excesivamente húmedas en el desarrollo inicial de cultivos y cuál es el potencial de recuperación de los mismos. Algunos comentarios que nos llegan indican que los cultivos están respondiendo muy bien, y de allí la baja de precios de la semana pasada, pero hasta que no entren las cosechadora es muy difícil saberlo.

La demanda, en el foco de la tormenta

Por otro lado también la demanda está en el foco de la tormenta. La misma ha sido muy potente en la campaña que termina. La duda está en el año comercial que inicia. El USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) presupuestó que no crecería en soja, y en maíz que tendría un aumento moderado. Y en lo que estamos viendo por ahora, esas proyecciones se darían, ya que en soja por ejemplo el acumulado de ventas para campaña nueva está a la mitad del año pasado y es el arranque más lento en seis años. De todas formas esto recién inicia y habrá que estar expectantes

Ahora bien, la volatilidad del mercado de granos es algo que todos los años vemos. Lo importante es lo que hacemos con esa volatilidad. Cuando los especuladores le meten prima climática a los precios, hay que aprovechar y vender. Sin embargo, siempre tenemos la duda de "hasta dónde llegarán". Pero los especuladores no actúan a tontas y a locas, en realidad descuentan información que todos vemos en el mercado, y ya veníamos marcando que en estos precios "algo hay que hacer". Vender y cubrirse a la suba con CALL o poner seguros de precio mínimo con PUT. Y de hecho el volumen de ventas se activó.

Bajas de Chicago, absorbidas por el mercado local

En el mercado local las bajas de Chicago fueron en gran parte absorbidas, ya que la industria tenía margen para pagar y lo puso sobre la mesa sosteniendo el valor de la soja, aun cuando el mes pasado la originación (esto es sus compras) había sido muy buena.

En donde lamentablemente no hemos visto el movimiento esperado ha sido en el mercado de maíz. Los 4 millones de toneladas adicionales otorgadas de ROE Verde de maíz no han movido el amperímetro de mercado. Los valores siguen muy debilitados y se trabaja bien por debajo de la paridad. La presión de venta de los productores excede las necesidades de compra de la exportación, y éste es un problema estructural, que mientras existan los ROE Verde y se operen en cuotas como estamos viendo, y sobre todo cuando ya tenemos los granos disponibles siempre van a existir. 

En cambio cuando vemos los precios a cosecha nueva, los valores que se pagaron están en valores más lógicos. Eso pasa porque allí hay interés comprador, pero los vendedores son más cautos. Primero porque con estos precios el maíz generaría fuertes pérdida, pero además porque los niveles de venta anticipada siempre son más bajos. Adicionalmente son muchos los que esperan que ante la falta de rentabilidad del maíz se reduzcan los derechos de exportación, basados en que la recaudación tiene un peso muy bajo en la recaudación total. Sin embargo, aún con los bajos precios de maíz actuales, quienes transforman ese maíz en carne y leche tienen problemas de rentabilidad, y dependen de subsidios de parte del Gobierno, con lo que parece difícil que se tome una medida que importe mover esto.

(*) Profesor e investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota