Empresas agropecuarias apuestan a instrumentos financieros para fondearse

Las compañías más grandes se financian más por la vía de obligaciones negociables mientras que las pymes, más lejanas del mercado, eligen los fideicomisos.

Por
Las tasas obtenidas por estos mecanismos mejoran las opciones de tasa bancaria para capital de trabajo.

Las tasas obtenidas por estos mecanismos mejoran las opciones de tasa bancaria para capital de trabajo.

04deAgostode2015a las14:59

Los instrumentos financieros disponibles para captar fondos siguen resultando más convenientes para las firmas agropecuarias que los créditos bancarios. Las compañías más grandes se apoyan en la emisión de Obligaciones Negociables (ON) para financiar sus inversiones, buscando obtener dólares con mejores tasas que las vigentes en el sistema, o bien logrando crédito de corto plazo para sus operaciones. La modalidad más utilizada en el sector son las emisiones de dollar linked, que permiten obtener divisas y ser repagadas en pesos al tipo de cambio oficial.

Según explicaron desde la firma Nicholson y Cano, asesores para estas emisiones, el instrumento se vuelve más atractivo para las compañías que exportan porque pueden atar sus pagos en pesos a la evolución del dólar con menos riesgo que otras firmas, ante cualquier eventual movimiento del mercado cambiario.

En el caso del grupo inversor MSU, colocó una serie de ON  dollar linked por u$s 1,41 millones a 24 meses, a una tasa fija del 4,99% nominal anual y una segunda serie por $ 76,8 millones a 19 meses, a una tasa fija del 30,5% durante los primeros nueve meses y a tasa Badlar más 475 puntos básicos (hoy alcanzaría los 26,5%) durante los siguientes 10 meses.

La agroindustrial Ledesma colocó, por su parte, una serie de ON por $ 260 millones a 24 meses a una tasa del 27,5% durante los primeros 12 meses y Badlar más 400 puntos básicos (pb) durante los últimos 12 meses.

Adicionalmente, la citrícola San Miguel logró colocar una serie de ON ‘dollar linked por u$s 8,16 millones a 18 meses a una tasa fija del 2% nominal anual y otra serie, en pesos, por más de $ 61,3 millones a 7 meses, a una tasa fija de 26,8% nominal anual.

Para las empresas más chicas, que no están listadas en la oferta pública, una herramienta muy usada son los fideicomisos financieros, indicó Felipe Hughes, abogado de Nicholson y Cano. En este caso, agregó, se observa una tendencia a tasas mixtas, fijas y variables, de cara al recambio de gobierno por las elecciones. Se trata de un mecanismo muy usado por algunas comercializadoras de agroinsumos.

Las tasas obtenidas por estos mecanismos mejoran las opciones de tasa bancaria para capital de trabajo.

En el caso de los préstamos en dólares, se observa poca oferta y poca demanda y las tasas a cosecha van del 6% al 8%, mientras los préstamos en pesos a campaña con tasa fija varían entre el 33% y el 36%. Los adelantos en cuenta corriente rondan entre el 28% y el 30% para empresas de primera línea y del 39% para las de segunda línea, con intereses pagaderos mensualmente, mientras que los descuento de cheques de pago diferido para financiamiento de campaña (270 días) a tasa fija se acercan al 37%, y son de entre 30% al 35% para un plazo de entre 60 y 90 días.

Temas en esta nota