Privados calculan que salir del cepo costaría u$s 13.000 millones

Una de las principales trabas que enfrentará el nuevo Gobierno para salir del cepo cambiario es el gran stock de obligaciones en dólares que se sigue acumulando.

Por
La salida de estos recursos impactaría en forma directa sobre las reservas.

La salida de estos recursos impactaría en forma directa sobre las reservas.

17deAgostode2015a las10:20

Una de las principales trabas que enfrentará el nuevo Gobierno para salir del cepo cambiario es el gran stock de obligaciones en dólares que se sigue acumulando. Según estimó la consultora Quantum Finanzas, el monto ya asciende a los u$s 13.000 millones. En caso de liberarse las restricciones que hoy pesan sobre el mercado cambiario, uno de los desafíos más importantes pasará por cómo se administrará este stock, ya que la salida de estos recursos impactaría en forma directa sobre las reservas.

Una de las maneras que se está pensando para encarar esta deuda flotante que no figura en ningún asiento contable es a través de la emisión de un bono. En parte, ya el expresidente del Central y asesor de Daniel Scioli, Mario Blejer, sugirió distinguir el stock de divisas del flujo. En otras palabras, apuntar a liberar gradualmente la entrada y salida de divisas una vez que se toma la decisión de empezar a liberar las restricciones, pero darle un tratamiento diferencial al stock que se ha acumulado en el último año y medio.

Otro de los que habían propuesto esta alternativa hace varios meses fue el economista Guillermo Calvo, cuando vino de visita a Buenos Aires en abril. La idea es que una posible liberación del cepo cambiario no genere una estampida de dólares esperando el turno para salir por la acumulación de deuda de los últimos años.

Desde el Banco Central reconocen que existe un stock de divisas que no pudo ser girado al exterior, pero al mismo tiempo advierten que el monto no sería tan grande: "Una parte de esos fondos sí se fueron de la Argentina a través de mecanismos como el contado con liquidación, por lo que no corresponde que sean contabilizados".

Efectivamente, hay muchas empresas que utilizaron sus recursos en pesos provenientes de utilidades y en vez de esperar la autorización del Central para enviar las remesas a sus casas matrices optaron por hacerlo a través de mecanismos bursátiles. La pérdida asumida es sustancial, ya que en vez de adquirir divisas a $ 9,20 deben comprarlas a más de $ 13,50 de acuerdo con los valores actuales.

Una mirada detallada sobre el nivel actual de las reservas arroja otros datos interesantes, que de alguna manera relativizan los u$s 33.600 millones informados por el BCRA. Además del stock de deuda flotante mencionado hay otros aspectos que deben ser observados en forma más detallada.

La consultora que dirige el exsecretario de Finanzas Daniel Marx detalla algunos puntos:

  • El swap chino ya representa alrededor de u$s 8.500 millones, o sea el 25% del stock total del BCRA. Algunas estimaciones calculan que la cifra que se ha gatillado es aún mayor, aproximándose a los u$s 9.000 millones.
  • La deuda impaga a los bonistas por los fallos del juez Thomas Griesa ya suma u$s 2.000 millones. ¿Corresponde o no que sigan figurando en las reservas? Se trata de fondos depositados en Nación Fideicomisos, pero que se mantienen en las cuentas del BCRA, por lo que técnicamente corresponde que se sigan contabilizando dentro de las reservas. Pero la realidad es que no son fondos que correspondan al Gobierno, sino que se trata de dinero que debería haber sido girado a los inversores.
  • Aunque no hay información detallada, se estima que el impacto de la caída del euro y del oro sobre las reservas se ubicaría en niveles cercanos a los u$s 1.000 millones.

El stock de reservas seguirá presionado en los próximos meses, lo que implicará mayores esfuerzos a Alejandro Vanoli para que no se produzca una caída desde los actuales niveles. A la demanda de dólar ahorro se suma el pago de Boden 2015, que se producirá a principios de octubre. Se estima que por lo menos la mitad de los u$s 6.000 millones serán girados a inversores extranjeros, lo que afectaría de manera directa el stock de divisas del Central. La única manera de evitarlo es a través de una extensión del programa de intercambio de monedas con China.

Temas en esta nota