Marcha atrás del Gobierno con la acusación a la siembra directa

El Gobierno dio un giro discursivo con sus acusaciones de que la siembra directa era una de las causantes de las inundaciones que azotaron Buenos Aires y Santa Fe.

Por
Para descomprimir la tensión con el agro, Fernández aclaró su posición ante los directivos de Aapresid.

Para descomprimir la tensión con el agro, Fernández aclaró su posición ante los directivos de Aapresid.

17deAgostode2015a las10:36

El Gobierno dio un giro discursivo con sus acusaciones de que la siembra directa era una de las causantes de las inundaciones que azotaron Buenos Aires y Santa Fe. Fue el viernes por la noche, cuando el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, acompañado por el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, recibió en su despacho a los dirigentes de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), encabezados por su presidenta, María Beatriz Pilu Giraudo.

En la reunión, que duró una hora, el jefe de Gabinete les dijo a Pilu Giraudo; a Pedro Vigneau e Ignacio Garciarena, vicepresidente y secretario de Aapresid, respectivamente, que era un "acérrimo defensor del sistema de siembra directa" y atribuyó la controversia a una "malinterpretación de sus declaraciones", según pudo reconstruir LA NACION.

Fernández había dicho el miércoles último que las inundaciones, además de por el exceso de lluvias y la sudestada, se agravaron porque el agua no drenaba e iba a los ríos por efecto de la siembra directa. Un argumento similar repitió el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona (FPV), y el vocero del gobernador Daniel Scioli, Juan Courel. Otra vez el Gobierno ponía al campo en el banquillo de los acusados.

En busca de una aclaración

Aapresid se contactó con Agricultura para pedir una aclaración. Los funcionarios le enviaron a Fernández información técnica propia y del INTA para explicarle que sus declaraciones eran equivocadas. Mientras, los productores expresaron su malestar por las redes sociales.

Para descomprimir la tensión con el agro, Fernández aclaró su posición ante los directivos de Aapresid. Coincidió con ellos en la necesidad de impulsar rotaciones de soja con trigo y maíz para que capturen más agua que la oleaginosa, unos 600 milímetros anuales, y no persista el monocultivo. Sin embargo, no hubo definiciones sobre las restricciones oficiales a las exportaciones de trigo y maíz, una de las causas de la caída del área sembrada con esos cereales.

El jefe de Gabinete, además, estuvo de acuerdo con desgravar el uso de fertilizantes, lo que también ayudaría a una mayor rotación de cultivos.

La reunión fue interrumpida por Cristina Kirchner. "Agricultura", les dijo la Presidenta a sus funcionarios, sin saludar a los invitados. Fernández y Delgado fueron rápidamente al despacho presidencial para analizar medidas de ayuda por las inundaciones. Terminado el encuentro, la jefatura de Gabinete emitió un comunicado en el que informó que los directivos de Aapresid "le explicaron al ministro su punto de vista con respecto a la incidencia de los cultivos en la problemática de las inundaciones en la provincia de Buenos Aires".

Inusual embargo al Tribuno

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) expresó su preocupación por el inusual embargo preventivo dispuesto en Salta contra la empresa editora del diario El Tribuno, por una causa iniciada por el ministro de Economía local, Carlos Parodi. La medida, adoptada por el juez interino Leonardo Rubén Araníbar, constituye un "peligroso precedente contra la libertad de prensa", indicó ADEPA. Los abogados de la empresa editorial -Horizontes SA- no pudieron acceder aún al expediente.

Informe de Félix Sammartino

Temas en esta nota