Fed: incluso los gobernadores más duros reconocen que postergarían suba de tasas

El impacto de las caídas en China torcería la decisión de la Fed sobre una futura suba de la tasa.

Por
El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo a la agencia Reuters que aún apoya una alza de tasas en la próxima reunión, aunque agregó que sus colegas serían reacios.

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo a la agencia Reuters que aún apoya una alza de tasas en la próxima reunión, aunque agregó que sus colegas serían reacios.

31deAgostode2015a las08:25

Funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos –principalmente aquellos que se han manifestado los más ansiosos por subir las tasas de interés– dijeron en las últimas horas que la continua turbulencia en los mercados financieros podría llevar al banco central a retrasar el endurecimiento monetario más allá de septiembre, pese a que la economía del país se mantiene fuerte.

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo a la agencia Reuters que aún apoya una alza de tasas en la próxima reunión, aunque agregó que sus colegas serían reacios a hacerlo si los mercados globales operaban volátiles para ese momento. Loretta Mester, la jefa de la Fed de Cleveland y otra autoridad del ‘ala dura’ dentro de las corrientes del banco central, aseguró que la economía del país aún podría manejar una modesta alza de tasas, aunque no se comprometió a respaldar una moción en la reunión del 16 y 17 de septiembre.

Sus comentarios sugieren que las próximas tres semanas serán cruciales a medida que las autoridades de la Fed evalúan si las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía china, el alza del dólar, y la caída de los precios de las materias primas presentan una profunda amenaza para la inflación y el crecimiento económico como para incrementar los fondos federales por primera vez en casi una década.

Al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) "no le gusta moverse justo en el medio de una tormenta financiera global", dijo Bullard en una entrevista en los márgenes de una conferencia mundial de banqueros centrales.

"Así que una de las ventajas que tenemos es que esta tormenta está ocurriendo en este momento y, al menor por ahora, creemos que se tranquilizará en el momento en que lleguemos a la reunión del FOMC", agregó. Las preocupaciones sobre la economía china han golpeado los precios de las acciones este semana, incluyendo a Wall Street, pese a los robustos datos económicos en Estados Unidos. El gobierno estadounidense reportó la última semana que la economía creció a un ritmo anualizado de 3,7% en el segundo trimestre, muy por sobre la estimación anterior.

Los inversores y economistas han estado apostando a que la Fed retrasaría un endurecimiento monetario a diciembre o incluso después, prolongando años de estímulos que inyectaron billones de dólares al sistema bancario mundial.

"Aún estamos viendo cómo se desarrolla. Así que no quiero adelantarme y decidir ahora cuál es el caso: si es más apremiante, menos apremiante, etcétera", dijo Stanley Fischer, vicepresidente de la Fed. Los comentarios de Fischer llevaron a los operadores a aumentar las apuestas de que la Fed subiría las tasas de interés para finales de año.

La reciente volatilidad de los mercados llevó al presidente de la Fed de Nueva York y cercano asesor de Janet Yellen, William Dudley, a decir el miércoles que un alza de tasas en septiembre ahora parece menos apremiante.

Temas en esta nota