Otra promesa china: “No hay motivo para seguir devaluando”

Las perspectivas de la economía china son positivas y no existen motivos para seguir devaluando el yuan, dijo ayer el primer ministro Li Keqiang.

Por
"La continua devaluación del yuan definitivamente no ayuda a que la moneda se internacionalice. No es nuestra estrategia preferida", sostuvo.

"La continua devaluación del yuan definitivamente no ayuda a que la moneda se internacionalice. No es nuestra estrategia preferida", sostuvo.

10deSeptiembrede2015a las08:41

Las perspectivas de la economía china son positivas y no existen motivos para seguir devaluando el yuan, dijo ayer el primer ministro Li Keqiang, reiterando el compromiso del Gobierno con las reformas y los estímulos económicos. "China no desea una guerra de divisas y el yuan conservará su estabilidad", manifestó Li ante ejecutivos de empresas en el Foro Económico Mundial de la ciudad portuaria de Dalian, en el noreste del país. "Si se produce una guerra de divisas, sólo serviría para hacer daño a China", añadió. "La continua devaluación del yuan definitivamente no ayuda a que la moneda se internacionalice. No es nuestra estrategia preferida", sostuvo.

La devaluación cercana al 2%del pasado 11 de agosto sorprendió a los mercados financieros globales, reavivando las preocupaciones sobre una ralentización más brusca de la economía. El dirigente afirmó que Pekín no devaluó el yuan para estimular las exportaciones, añadiendo que no había razón para que se produjera una mayor debilidad de la moneda. Ante una pregunta sobre la reciente volatilidad en los mercados, Li dijo que China necesitaba continuar con las reformas en muchas áreas para garantizar la estabilidad financiera. "Ahora podemos decir que las medidas del Gobierno aplacaron la posibilidad de cualquier riesgo financiero sistémico. La acción no buscaba, de ninguna forma, debilitar el rol del mercado", sostuvo. 

En tanto, un desplome del 40% de las acciones chinas desde mediados de junio ha remecido a los mercados globales, reforzando los temores entre los inversores respecto de un "aterrizaje" forzoso de la segunda mayor economía del mundo. El primer ministro dijo que las recientes políticas gubernamentales estaban ganando impulso y que el país mantendría la tendencia básica de sus políticas económicas, aunque se prepararía para realizar ajustes preventivos. Asimismo, la creación de más de siete millones de empleos urbanos y una tasa de desempleo que se mantuvo en un 5,1% durante el primer semestre del año demuestran que la economía china se encuentra en una "senda razonable", declaró. "Nuestro panorama general no se verá influenciado por fluctuaciones económicas de corto plazo", dijo Li, comprometiéndose a seguir adelante con las reformas estructurales y a reforzar las medidas regulatorias específicas. La economía de la segunda potencia económica mundial se expandió un 7% en el primer trimestre en la medición anualizada, en línea con la meta del Gobierno establecida para 2015, pero recientes datos negativos han generado temores que el crecimiento del año incumpla con las estimaciones oficiales.

Temas en esta nota

Cargando...