El Gobierno abre la puerta para un fuerte recorte de subsidios en 2016

El gasto en Servicios Económicos previsto para el año próximo es 1,7% menor en términos nominales, pero por la inflación el ajuste real será mayor.

Por
El rojo acumulado, también como herencia.

El rojo acumulado, también como herencia.

19deSeptiembrede2015a las10:21

El ministro de Economía, Axel Kicillof, lo dijo claro a principios de la semana: "Si al gobierno que asuma, o a la nueva mayoría parlamentaria, les parece que hay que hacer otra cosa en materia de subsidios o tarifas, será una decisión de política del próximo gobierno".

Nada más preciso. Aunque no se hará cargo del ajuste, la administración de Cristina Kirchner le dejó la puerta abierta a su sucesor para que avance en un plan de recorte de gastos y subsidios que el kirchnerismo ensayó en varias ocasiones, pero nunca terminó de poner en práctica. Así se desprende de los números del Presupuesto para el año próximo que presentó el Gobierno el martes pasado. Según el documento, las erogaciones totales previstas para 2016 en el rubro Servicios Económicos, donde están contemplados los subsidios a la energía, al transporte y a otros sectores es de $ 276.011,1 millones. La cifra es 1,74% menor a los $ 280.896,64 millones de crédito vigente según los últimos datos disponibles de Economía, y equivale al recorte nominal que debería hacer el sucesor de Cristina Kirchner si interpreta al pie de la letra el presupuesto.

El recorte del gasto en subsidios podría ser mucho mayor si se consideran otros elementos. En términos reales, si se descuenta la inflación oficial, prevista en torno del 15% , los fondos previstos para el año próximo sufrirán un descuento mayor. Más aun si se consideran los número de las consultoras privadas.

Además, a estas alturas del año hay programas que tienen un nivel de utilización por encima del proyectado, por lo que necesitarán nuevas partidas antes de que termine el año. Los recortes más fuertes previstos por el Gobierno son en el área de energía, un tema tabú para el kirchnerismo, que en varias ocasiones intentó reducir esa factura, pero nunca lo logró.

Según la hoja de ruta que le dejó a su sucesor, dispondrá de $ 143.055,7 millones para esa área. La cifra es 14% menor a lo disponible hasta ayer para el mismo rubro. Una parte está destinada a inversiones, pero más de la mitad se orienta a las subvenciones del Estado. Tan sólo los subsidios a la producción de gas y a la importación de combustibles para energía eléctrica se llevan casi $ 80.000 millones.

Para algunos especialistas, el recorte en juego no alcanza. "Sin meternos con la inflación ni la devaluación, en energía se estarían manteniendo los valores de 2015, con subsidios un poco menores. Pero no es una baja sustancial, que es lo que el país requiere", explicó el ex secretario de Energía Emilio Apud.

Está previsto que los subsidios y aportes de capital para otros rubros también sufran recortes en términos reales. Para asistir al transporte se destinarán $ 94.183,6 millones, 16,5% más que el crédito actual, pero menor que la previsión de inflación de las consultoras privadas para el año próximo, por encima del 28%. En esa cuenta se incluyen fondos para subsidiar trenes, colectivos y Aerolíneas Argentinas.

Los equipos económicos de los principales candidatos a presidente están de acuerdo en que es necesario reducir subsidios, aunque hay diferencias con respecto a la manera de hacerlo.

Federico Sturzenegger, uno de los economistas de Pro, explicó a LA NACION: "El kirchnerismo deja un esquema muy complejo de subsidios cruzados que habrá que ir ordenando. Dentro de esa complejidad hay también mucha regresividad. Hay que darle una mayor progresividad".

En tanto, Ricardo Delgado, uno de los economistas que asesoran a Sergio Massa, propone darles a los subsidios una "equidad distributiva y regional. Que un santiagueño pague cinco veces menos el kW/h que un porteño de clase media alta es injusto desde todo punto de vista. Corrección gradual, con tarifa social por herencia de la deficiente distribución. Todo a cambio de programas de inversión en gas y electricidad".

Temas en esta nota