La Bolsa se desplomó 6%; el riesgo-país se elevó 4%

Los bonos dolarizados se hundieron hasta casi un 10% y el índice Merval cayó el 6% debido al impacto y desconcierto que generó una nueva normativa de la Comisión Nacional de Valores.

Por
Una de las peores jornadas financieras de los últimos tiempos.

Una de las peores jornadas financieras de los últimos tiempos.

23deSeptiembrede2015a las08:38

En una de las peores jornadas financieras de los últimos tiempos, los bonos dolarizados se hundieron hasta casi un 10% y el índice Merval cayó el 6% -a 9.654,08 puntos- debido al impacto y desconcierto que generó una nueva normativa de la Comisión Nacional de Valores (CNV), que obliga a los fondos comunes de inversión (FCI) a valuar sus tenencias en títulos públicos al tipo de cambio oficial (y no al precio del "contado con liqui").

Conocida esta disposición, se generó una inmediata catarata de ventas en los principales títulos en dólares, y también en acciones por parte de grandes FCI, en una rueda en la que además se profundizó la incertidumbre a nivel internacional y en Brasil el real perforó la barrera de los 4 por dólar (ver página 4). En medio de ese complicado escenario, los principales bonos en moneda extranjera fueron los más golpeados. El Discount en dólares ley argentina se derrumbó un 9,7%; el Bonar 2024, un 8,3%; el Bonar 2017, un 7,7%; y el Boden 2015, un 6,4%. El riesgo-país, se elevó el 4,03%, hasta los 568 puntos básicos.

El Merval, que llegó a caer en el inicio de la rueda hasta un 9,5%, tuvo como principales bajas a Petrobras, que se desplomó un 9,5% (tras un descenso del 16%). Además, Banco Macro perdió un 7,5%; Grupo Financiero Galicia, un 7,2%; YPF, un 6,6%; Banco Francés, un 5,9%; Tenaris, un 5,6%; Siderar, un 5,1%; Pampa Energía, un 4,8%; y Aluar, un 4,1%. Con la de ayer, el panel líder acumuló una pérdida del 10,6% en las últimas tres ruedas. El total operado en acciones voló y alcanzó los $ 322 millones, mientras que el segmento de renta fija llegó a la supercifra de los $ 4.384 millones. Operadores coincidieron en que la decisión de la CNV desorientó a los grandes jugadores del mercado que, al tener conocimiento de la normativa "salieron a vender sus posiciones de bonos para no registrar fuertes pérdidas a futuro". En tanto, Christian Reos, jefe de Research de Allaria Ledesma explicó que la medida de la CNV "es una norma puntual y transitoria", por lo que, según su punto de vista, tarde o temprano "la situación tenderá a normalizarse". Para Juan José Vázquez, de Cohen, en tanto, la normativa es claramente un "perjuicio para la reputación de los fondos de cara al futuro".

La decisión de la CNV buscó desinflar los tipos de cambio implícitos, que ayer registraron una de las mayores caídas de los últimos tiempos al desplomarse casi $ 1. De esta manera, el "CCL" cayó 95 centavos a $ 13,20 y el dólar "MEP" bajó 81 centavos a $ 13,29. Más temprano, ambas cotizaciones llegaron a retroceder hasta los $ 13,06. Pese a estos desplomes, el "blue" se mantuvo firme y escaló cuatro centavos a $ 15,94. El dólar oficial cerró a $ 9,405 y la brecha se situó en un 69.5%.

El Banco Central finalizó con un saldo neutro, mientras que el Banco Nación vendió un volumen importante directamente a los bancos. Esto quedó plasmado en el volumen operado, que aumentó un 40% respecto del lunes a u$s 253 millones. Así, las reservas terminaron casi estables en los u$s 33.386 millones.

Temas en esta nota