Claves para producir novillos más pesados

El estudio Elizalde&Riffel comparó los parámetros productivos de ciertos feedlots norteamericanos que producen carnes naturales.

Por
29deSeptiembrede2015a las08:20

Buscando qué aspectos se pueden mejorar, la consultora Elizalde&Riffel analizó los resultados productivos del país del Norte, que encierra novillos desde los 320 a los 620 kg, y los de la Argentina, considerando los que lo hacen entre 300 y 450 kg.

Ante la necesidad de producir novillo pesado para la exportación vacuna que se abre a Estados Unidos y Canadá, el especialista Juan Elizalde consideró que hay algunas claves para avanzar y engordar animales que en los corrales de Estados Unidos terminan con más de 600 kg y una mejor eficiencia de conversión.

El estudio Elizalde&Riffel comparó los parámetros productivos de ciertos feedlots norteamericanos que producen carnes naturales, sin ningún tipo de aditivo, con los modelos locales que usan monensina.

"Tenemos alto potencial para avanzar en eficiencia de conversión, a pesar no poder utilizar modificadores de crecimiento como los americanos. Y esto es muy importante porque es la variable que hace al costo del kilo producido", planteó Elizalde, según destacó el sitio Valor Carne.

Buscando qué aspectos se pueden mejorar, la consultora analizó los resultados productivos del país del Norte, que encierra novillos desde los 320 kg a los 620 kg, y los de la Argentina, considerando los que lo hacen entre los 300 kg y los 450 kg.

En este último caso, utilizaron datos propios de numerosos campos en los que realizan seguimientos, que cumplen con determinados protocolos: hacen lectura de comederos, llevan registros diarios de consumos y monitoreo de bostas, entre otros.

"No hay tanta información disponible en el país, no todos realizan controles precisos", precisó al destacar que "nuestras raciones son más fibrosas que las americanas, por lo que el animal come más en relación al peso vivo".

"Con ello la ganancia diaria es mayor, pero esto no significa necesariamente que seamos más eficientes. Con menos energía, la conversión de grano en carne empeora y el kilo producido resulta más caro", dijo.

En cambio, "las raciones de ellos son más concentradas, menos fibrosas. Así, el novillo come menos y la ganancia de peso es menor, pero aún terminándolo con casi 200 kg más y sin monensina, la conversión se ve favorecida", señaló Elizalde.

Además, comparó: "mientras aquí nos lleva 22 meses completar el ciclo, allí les demanda 16 meses. La rotación de capital es diferente".

"Si queremos producir más carne tenemos que terminar un novillo más pesado, pero que convierta mejor. Y para ello hay que optimizar la calidad de las raciones y su manejo", sostuvo.

Propuso: "nuestro desafío a futuro es incorporar más grano en la dieta, sin caer en riesgos de acidosis. Y para ello se requiere un manejo muy fino de la alimentación".

Otro aspecto importante que reveló la encuesta realizada por el estudio es el de las diferencias en el grado de procesamiento del maíz entre ambos países.

"Nosotros podemos crecer en grano húmedo, es una oportunidad para los planteos ganaderos de hoy, porque está ligado a los maíces de segunda, que permiten extender la utilización de los verdeos, algo que antes no era posible porque se privilegiaba la soja", dijo.

Temas en esta nota