Etanol de maíz: oportunidades y trabas que atraviesa la actividad

Referentes del sector explican cuáles son las oportunidades y trabas que atraviesa la actividad. 15 veces se multiplica el valor original de una semilla de maíz al transformarla en etanol.

Por
Producción de etanol sobre la base de caña de azúcar y maíz en los últimos tres años. Datos al primer semestre de cada año, en millones de litros.

Producción de etanol sobre la base de caña de azúcar y maíz en los últimos tres años. Datos al primer semestre de cada año, en millones de litros.

05deOctubrede2015a las11:20

La importancia que el mundo le asigna al país en materia de productor de etanol quedó en evidencia en el informe anual del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Dicho organismo estima que la producción de etanol en el país llegará a 800 millones de litros este año y 900 millones en 2016, contabilizando tanto el producido sobre la base de maíz como el que usa como materia prima la caña de azúcar, lo que supone un fuerte salto desde los 670 millones de litros de 2014 y casi duplicando los 475 millones obtenidos en 2013.

Más allá de la capacidad instalada disponible, otro factor que favorece más al maíz que a la caña de azúcar es la disponibilidad de materia prima. Es que Argentina produce anualmente unos 25 millones de toneladas de maíz, de las cuales sólo consume internamente entre 10 y 15 millones. El resto es saldo exportable, mientras que la necesidad de granos para abastecer a las etanoleras es de apenas 1,5 millones de toneladas. “Aun con una caída del área sembrada, seguirá habiendo maíz para abastecernos”, sostiene Ron, y Adam completa: “La superficie de caña no tiene mucho margen para el crecimiento y el costo de ampliarla es elevado, por el costo del riego”.

Una gran oportunidad en Córdoba

Según el último Informe de Biocombustibles del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el primer semestre se produjeron 359 millones de litros de bioetanol, de los cuales 232 millones (65 por ciento) se extrajeron de maíz. El dato es que en la provincia de Córdoba están tres de las cinco etanoleras de maíz que hay en el país.

Mientras la producción de etanol a base de caña de azúcar creció 8,7 por ciento en lo que va del año, el derivado de maíz lo hizo un 25,9 por ciento. Y, más allá de las inversiones que algunas firmas están ejecutando, aún tienen margen para seguir creciendo. Manuel Ron, presidente de Bio 4, asegura que la industria está trabajando al 80 por ciento de su capacidad instalada y que el único factor que necesita para operar a pleno es un aumento del cupo de corte de etanol en las naftas.

Según Patrick Adam, director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz (Biomaíz), “con sólo eso, las perspectivas son muy buenas. Las plantas podrían duplicar su producción hacia 2020”. Adam menciona que dos puntos más de corte significan una demanda “extra” de 165 millones de litros, de los cuales unos 100 millones serían derivados de maíz. Es decir, el equivalente a una de las plantas que ya funcionan en Córdoba.

No todas son buenas para el Etanol

El primer impedimento es la opinión las petroleras. tas y las automotrices se oponen al pedido de aumentar el cupo de corte. Las primeras, porque significa vender menos nafta; las segundas, porque dicen que hay que hacer pruebas en los autos, lo que para Adam no es correcto porque “los autos que se fabrican en Córdoba se venden en Brasil, donde tienen 27 por ciento de corte, y no tienen problemas”.

Pero el obstáculo más fuerte es la Resolución 44/14 de la Secretaría de Energía de la Nación que impuso precios diferenciados para el etanol obtenido de caña de azúcar en comparación con el de maíz, a partir de diciembre del año pasado. Hoy en día, un litro del primero tiene un precio oficial de 9,73 pesos, 1,1 por ciento por encima del año pasado; mientras que el segundo vale 7,296 pesos, lo que implica una baja de su cotización del 18 por ciento.

Cluster para potenciar a la industria

El potencial de desarrollo y transformación de materias primas en valor agregado que representa el bioetanol de maíz ha sido tomado con atención por el Gobierno de la Provincia de Córdoba. 15 veces se multiplica el valor original de una semilla de maíz al transformarla en etanol, destaca el ministro de Industria de la Provincia, Guillermo Acosta, como aspecto clave para impulsar esta industria a nivel provincial.

“La idea es impulsar un grupo de trabajo donde participen estas empresas y de a poco ir sumando a otras reparticiones del Gobierno provincial y entidades que estén estudiando el etanol, como por ejemplo la universidad”, informó Acosta. “Tiene que tener un componente de cluster, ser algo interdisciplinario, por todos los actores que pueden participar de la cadena: otras industrias como la química y la frigorífica, las universidades, otros ministerios, el Inta, hay muchas voces para adherir”, agrega De Chiara en diálogo con La Voz del Interior.

Según Patrick Adam, de una tonelada de granos, además de 370 litros de etanol, se obtienen 320 kilos de granos secos de destilería (Ddgs), más conocidos como “burlanda”, y se puede recuperar dióxido de carbono. La burlanda se puede secar con procesos tecnológicos sofisticados y almacenarse por mucho tiempo, o disponerse húmeda para utilizarse rápidamente, por ejemplo, en la alimentación de animales en feedlots o tambos ubicados a no más de 300 kilómetros de las fábricas. Del mismo modo, la recuperación de dióxido de carbono puede generar un negocio para proveer a las fabricantes de gaseosas.

"Multiplica por 15 el valor original de la semilla"

“La actividad del etanol, en relación con el valor inicial de la semilla de maíz, agrega valor en alrededor de un 1.500 por ciento. O sea, multiplica por 15 el valor original de la semilla”, ejemplifica el ministro Acosta. “Lo que queremos es ver de qué manera podemos colaborar porque Córdoba tiene un gran potencial para generar valor y producir energía”, concluye De Chiara.

Fuente: La Voz del Interior

Temas en esta nota