Prevén dólar futuro a $ 18 y tasas a 20%

El dólar a futuro retrocedió hasta ubicarse debajo de los $ 18 por primera vez desde el 22 del mes pasado.

Por |
La mayor liquidación de divisas de parte de los exportadores y la perspectiva de un ingreso mayor de dólares empujó a la baja a la cotización.

La mayor liquidación de divisas de parte de los exportadores y la perspectiva de un ingreso mayor de dólares empujó a la baja a la cotización.

14deMarzode2016a las08:48

Tras haber tocado picos de $ 18,80 a fines de febrero, el dólar a futuro retrocedió hasta ubicarse debajo de los $ 18 por primera vez desde el 22 del mes pasado. La disminución no hace más que reflejar la caída que se observó en el mercado "spot", donde el tipo de cambio mayorista cayó de los $ 15. La mayor liquidación de divisas de parte de los exportadores y la perspectiva de un ingreso mayor de dólares empujó a la baja a la cotización, una tendencia que se aceleró fuerte el viernes. El viernes las distintas posiciones de futuros siguieron en forma muy ajustada lo que sucedía con el dólar contado. Por eso, para los distintos plazos de futuros del dólar la caída se ubicó entre el 2,8% y el 3%, tanto en el Rofex como en el MAE, que son los contratos en donde se operaron futuros. Se trata de una señal significativa, teniendo en cuenta que las operaciones se cierran entre compradores y vendedores privados, sin intervención alguna del Banco Central. 

Junto con esta disminución también se desplomaron las tasas implícitas de operar con futuros. Esto abarata significativamente la operatoria y permite una cobertura barata para quienes quieren evitar sorpresas con la fluctuación del tipo de cambio. Algunos ejemplos: 

  • El dólar a fin de abril quedó en $ 15,265, lo que representa una tasa implícita de suba de apenas el 7,23% anual. 
  • Para fin de mayo la cotización quedó en $ 15,58, un rendimiento implícito de sólo 13,76%. Las tasas van aumentando gradualmente, pero se mantienen para todos los plazos por debajo del 20% anual.

La autoridad monetaria dejó de operar futuros desde que asumió Federico Sturzenegger y todavía resuena el escándalo por los millonarios contratos de la gestión de Alejandro Vanoli. La caída del dólar de las últimas jornadas al menos le está permitiendo al Central recuperar una parte (no significativa por cierto) de las pérdidas que tuvo que asumir por la fuerte suba que sufrió el tipo de cambio en febrero, en especial durante las últimas dos semanas. Más allá de la caída de los futuros de dólar, uno de los problemas que enfrenta el Gobierno es que el volumen es significativo hasta junio pero después cae notablemente. Esto complica a los distintos participantes del comercio exterior, que tienen dificultades para cubrirse más allá de mediados de año. Antes el que ofrecía ese tipo de contratos era el BCRA, pero ahora quienes salen a colocar futuros prefieren no hacerlo para plazos demasiado extensos.

Como las tasas implícitas para los distintos plazos de futuros se ubican en todos los casos por debajo del 20%, incluso debajo del 15% para los plazos más cortos, el aumento de rendimientos de las Lebac que impulsó el Central en las últimas dos semanas está dando lugar a una atractiva bicicleta financiera. Muchos inversores optan por comprarse los títulos del Central que pagan tasas del 38% anual en pesos y cubrirse al mismo tiempo con futuros de dólar a tasas del 20% o incluso menores según el plazo. De esta forma, es posible asegurarse un atractivo rendimiento en moneda dura, que supera el 15% anual pero que puede acercarse al 20% anual para los plazos más cortos.

La principal traba de este interesante negocio financiero es que no se puede efectuar para plazos muy largos ya que no hay tanta liquidez en los futuros de dólar. En cambio, sí es sencillo realizarlo hasta junio.

Semejante ventaja para el inversor es uno de los motivos que llevó a muchos a salir a vender divisas para comprar Lebac y luego tomar la cobertura de futuros de dólar. La mejor prueba de cómo se calmó la demanda de dólares es la caída que sufrió la cotización en la última semana: luego de haber tocado los $ 16 a fines de febrero ahora retrocedió por debajo de $ 15 y es posible que si no se toma alguna medida que incremente la demanda o no interviene el Central puede seguir en baja. Por otro lado, habrá que ver por cuánto tiempo la autoridad monetaria decide sostener estas tasas tan elevadas. En diciembre se apuró en bajarlas pero rápidamente se produjo el salto de la divisa. Ahora probablemente Sturzenegger se tome un poco más de tiempo para evitar nuevos pasos en falso.

Temas en esta nota

Seguí leyendo