Licencias especiales en el trabajo agrario: la licencia parental

La licencia está prevista exclusivamente con motivo del nacimiento biológico pero no se aplica para el supuesto de adopción.

Por |
Licencias especiales: la licencia parental.

Licencias especiales: la licencia parental.

26deMarzode2016a las11:16

El nuevo Régimen de Trabajo Agrario, establecido por la Ley 26727, dentro del Título VIII, referido a las licencias en general (Capítulo I), dispone que resultan de aplicación a los trabajadores comprendidos en dicha ley las licencias previstas por la Ley 20.744 (t.o. 1976) y sus modificatorias.

Licencia parental

Sin perjuicio de ello, en el Capítulo II, relativo a las licencias especiales, se prevé en el artículo 52 la llamada “licencia parental”. La norma dice: “ARTÍCULO 52. — Licencia parental. Establécese para el personal permanente de prestación continua una licencia con goce de haberes de treinta (30) días corridos por paternidad, la que podrá ser utilizada por el trabajador de manera ininterrumpida entre los cuarenta y cinco (45) días anteriores a la fecha presunta de parto y los doce (12) meses posteriores al nacimiento”.

El texto de la norma, explica la asesora Marina de Simondegui del depto. Legal de Arizmendi, que se refiere a la licencia por paternidad para el personal permanente de prestación continua, la cual es de treinta (30) días corridos de extensión y con goce de haberes, pudiendo ser utilizada por el trabajador de manera ininterrumpida entre los cuarenta y cinco (45) días anteriores a la fecha presunta de parto y los doce (12) meses posteriores al nacimiento. Cabe aclarar que la licencia está prevista exclusivamente con motivo del nacimiento biológico pero no se aplica para el supuesto de adopción. La norma, que si bien representa una novedad para el régimen del trabajo agrario, resulta ser muy poco clara por varios motivos. En principio, el título consignado de “licencia parental” confunde. La expresión licencia parental permite inferir que cualquiera de los progenitores puede cuidar del hijo, y no solamente el padre.

Sin embargo, a pesar del título, como puede observarse, el texto de la disposición se refiere a la “licencia por paternidad”, es decir al derecho específico del padre a gozar de un período de licencia con motivo del nacimiento de su hijo.

Sin embargo, el extenso período durante el cual puede disfrutarse dicha licencia (hasta los doce meses posteriores al alumbramiento) la aleja del hecho mismo del nacimiento.

Por otro lado resulta necesario señalar que de acuerdo con la norma en cuestión el período de licencia es “con goce de haberes”, pero no se aclara a cargo de quién está el pago de la misma. Como la ley no lo aclara, en principio, se debe suponer que es el empleador quien debe afrontar el pago de los salarios correspondientes a este beneficio, cuando en realidad el pago de los días de licencia debería ser costeado por la seguridad social, y concretamente, por el subsistema de asignaciones familiares, tal como ocurre en el caso de la licencia por maternidad para la trabajadora.

Por su parte, el decreto reglamentario 301/2013 no ha esclarecido ninguna de estas cuestiones al reglamentar las previsiones del nuevo régimen de trabajo agrario (Ley 26727).

Por tal motivo de acuerdo con lo establecido por el artículo 52 del nuevo régimen de trabajo agrario (Ley 26727), el personal permanente de prestación continua, goza de una licencia de 30 días corridos por paternidad, pudiendo ser dicha licencia utilizada por el trabajador de manera ininterrumpida entre los 45 días anteriores a la fecha presunta de parto y los doce meses posteriores al nacimiento.

Al respecto, del citado texto surge que el único requisito exigido por la norma para la procedencia de la licencia de marras, es que el trabajador haya sido contratado bajo la modalidad de “contrato de trabajo agrario de prestación permanente continua”, descartando la aplicación de esta licencia para las otras modalidades de contratación establecidas por la norma. Es decir, solo la modalidad de prestación “permanente continua” permite la procedencia de la licencia, y la misma no resulta de aplicación para los casos de los contratos “permanentes discontinuos” o “temporarios”.

Puntos a tener en cuenta

A continuación, y a modo de síntesis, detallamos algunos puntos a tener en cuenta respecto de esta licencia especial:

  • Todo trabajador que hubiera sido padre a partir de la vigencia de la ley 26727 (06/01/2012) tiene derecho al goce de la licencia por paternidad. Para su procedencia es importante destacar que la modalidad de contratación del trabajador debe ser “permanente continua”
  • No se requiere antigüedad alguna para poder gozar de la misma. La norma no establece requisito alguno al respecto. En consecuencia el beneficio resulta válido tanto para los trabajadores que prestan servicios desde antes de la vigencia del nuevo régimen, como para quienes fueron contratados a partir de su entrada en vigencia.
  • La norma indica que el trabajador “podrá” utilizar dicha licencia entre los 45 días y los 12 meses posteriores al nacimiento, con lo cual en principio el trabajador estaría facultando para elegir libremente en qué momento gozar de la licencia, de acuerdo a su libre elección. Es decir, la decisión respecto del momento de inicio de esta licencia, se encuentra fuera de las facultades de dirección y organización empresarias, pero obviamente la misma debe ser ejercida en el marco del principio de buena fe.
  • Se trata de una licencia paga de carácter remuneratorio, y el pago de la misma se encuentra a cargo del empleador. Por lo que el empleador deberá remunerar los días correspondientes a la licencia en los términos que la LCT establece para el pago de las licencias especiales; es decir, aplicando las previsiones establecidas por el artículo 155 de la LCT, y generando un “plus” salarial por el período de 30 días que dura la licencia
  • La licencia no podría ser fraccionable de acuerdo con la redacción del artículo 52 de la ley 26727, ya que la misma se debe gozar durante 30 días “corridos”.
  • Por aplicación del artículo 152 de la LCT esta licencia debe considerarse como “tiempo de servicio” remunerado, por lo cual se toma en cuenta como antigüedad para el goce de las vacaciones y se computa para la determinación del importe del SAC correspondiente al semestre respectivo.
  • La norma no indica cómo proceder en caso de embarazos múltiples, por lo que se debe considerar que se refiere expresamente al hecho de la paternidad como “unidad”, es decir el hecho de la paternidad que sobreviene por el “nacimiento” propiamente dicho, sin importar que se trate de embarazos comunes o embarazos múltiples.
  • Para acreditar la situación de paternidad y justificar el pedido de goce de la licencia, la norma no aclara qué documentación debe presentar el trabajador ante el empleador. Sobre el particular habría que distinguir dos situaciones diferentes. La primera cuando el trabajador solicita el goce de la licencia antes del nacimiento, en cuyo caso debería presentar un certificado médico indicando la fecha presunta de parto y además, una nota en carácter de declaración jurada, comprometiéndose a acreditar la paternidad con la respectiva partida de nacimiento, ni bien se produzca el mismo. La segunda situación ocurre cuando el trabajador solicita la licencia con posterioridad a la fecha de parto, en cuyo caso debería acreditar el nacimiento y la paternidad con la partida correspondiente.

-----------------------------------------------------------------------------------
Mantenete actualizado las 24 hs con toda nuestra información en:

Facebook: Agrofy.News
Twitter: @AgrofyARG
Youtube: Agrofy Videos 
Instagram: AgrofyARG
Sitio web: www.agrofynews.com.ar

Temas en esta nota

Seguí leyendo