CLIMA
Rosario
sábado 20
Estado clima
12° | 19°

Chaparrones

domingo 21
Estado clima
14° | 17°

Mejorando

lunes 22
Estado clima
| 12°

Nubosidad variable

Financiero

El BCRA no definió cuándo recortará la tasa, pero sí que será una baja fuerte

Lo dio a entender ayer su titular, Federico Sturzenegger, al presentar el plan monetario.

Por Javier Blanco | Diario La Nación

  • bcra no definio cuando recortara tasa pero si que sera baja fuerte
    Negó que se estudie canjear las letras por un bono ante los abultados vencimientos.

El proceso de ajuste a la baja en las tasas de interés de corto plazo no tiene aún fecha de inicio pero será marcado cuando el Banco Central (BCRA) se decida a avanzar en esa dirección, algo más próximo que lejano.

La conclusión surgió ayer de la exposición y conferencia de prensa en la que su presidente, Federico Sturzenegger, presentó el plan monetario para el tramo final de esta transición "rumbo a un sistema de metas de inflación", migración prevista para septiembre.

Las pistas al respecto las dio Sturzenegger al rechazar las especulaciones sobre un remedo de plan Bonex para desarmar la bola de nieve de vencimientos de deuda que se generó con las Letras que emite y como contrapartida al proceso de absorción monetaria que esa entidad ejecutó hasta mediados de marzo.

Es decir, sobre la posibilidad de que esos instrumentos -hoy muy concentrados en el corto plazo- sean reemplazados por un título de deuda largo, para rescatar al BCRA del estrés y las limitaciones que le impone ese cronograma de vencimientos (82% del stock total, que ronda los $ 500.000 millones, vence en menos de 3 meses).

El funcionario rechazó de plano esa posibilidad de la que estaba al tanto -dijo- "por las especulaciones que leí en redes". "La concentración de los vencimientos de esa deuda en el corto deviene del incentivo de tasa que dimos", explicó en alusión a la renta del 38% para imposiciones a 35 días que resulta hasta 6,5 puntos más alta a la que paga por colocaciones a más de 120 días.

Y se mostró convencido de que el calendario de vencimientos se acomodará de aquí en más sólo siguiendo las señales de tasa que entregue el BCRA. "Cuando bajemos la tasa corta el mercado irá a plazos más largos y lo que hoy a algunos les parece inmanejable será anecdótico", aseguró.

La afirmación confirma un temor que comienza a exhibir el mercado: que el recorte en la tasa de corto sea importante. Ese recelo empezó a mostrarse en la subasta de martes de en la que el 79% de los suscriptores se concentraron en los 35 días, lo que constituye la menor proporción de apuestas a ese plazo desde que rige la tasa del 38% y contrasta contra el 94% de una semana antes.

Se trata de un movimiento acotado, por ahora, pero en línea con la expectativa de una reducción de tasas en mayo que proseguiría en los meses siguientes, lo que lleva algunos inversores a estirar plazos para tratar de asegurar rendimientos dado que, de producirse una baja fuerte de la inflación en el segundo semestre, embolsarían ganancias reales.

Para Martín Polo, economista de Analytica. la estrategia de moderación gradual en el manejo de este pasivo que encararían es posible porque "en un contexto de recuperación de la demanda de dinero, el crecimiento de los depósitos les dará el fondeo suficiente a los bancos para mantener la cartera de Lebac y aumentar el crédito al sector privado". Además valoró que se haya descartado toda posibilidad de "un canje por títulos públicos" por el daño que implicaría a la reputación del BCRA.

Su colega Federico Furiase, del Estudio Bein & Asociados, coincide en el dilema que enfrenta para "construir credibilidad". "Así como en el tramo corto de la curva Lebac se juega la capacidad para construir reputación y desacoplar la expectativa de inflación de la inflación pasada y el movimiento del dólar; en el tramo largo de la curva se juega la chance de convencer a los agentes de que la inflación va a bajar y así estimular la demanda de letras más largas para estirar vencimientos".

Sturzenegger se negó a opinar sobre la viabilidad del objetivo oficial de inflación en el 25% que mantiene Economía, algo que el mercado juzga imposible. Sólo repitió varias veces que su trabajo consistirá en "mantenerla lo más cerca posible" de esa cifra para que "se acomoden las expectativas por debajo del 20% para 2017". Y relativizó el efecto recesivo que tienen las altas tasas: "no hay mecanismo más expansivo para aumentar los niveles de consumo y producción que bajar la inflación".

Reveló además que el BCRA trabaja con un supuesto de emisión que va de los $ 173.000 millones a los 215.000 millones de aquí a fines de año y contempla los $ 120.000 millones que restan girarle al fisco para auxiliarlo a cerrar sus cuentas. Y que esos pesos podrían provenir de cancelaciones de Lebac (lo que dejaría a fin de año el stock de esa deuda entre los $ 415.000 y los 463.000 millones) o de la compra por entre 4000 y 6200 millones de dólares para sumar a las reservas.

Algunas definiciones

Tasas: "En abril vimos una baja de la inflación subyacente, pero el movimiento de la tasa de interés debe ser con datos consistentes porque una golondrina no hace verano".

Dólar: "tenemos un esquema de tipo de cambio flexible, con intervenciones ocasionales. La flotación es importante para desvincular los movimientos del tipo de cambio del comportamiento de los precios domésticos".

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro