Crece la tensión: Reino Unido se niega a apurar su salida de la UE

El Reino Unido y la Unión Europea se trabaron ayer en un tenso debate sobre el ritmo al que debe llevarse a cabo la salida.

Por
Angela Merkel conversó ayer por teléfono con François Hollande y hoy lo recibirá en Berlín para tratar la crisis europea.

Angela Merkel conversó ayer por teléfono con François Hollande y hoy lo recibirá en Berlín para tratar la crisis europea.

27deJuniode2016a las09:35

El Reino Unido y la Unión Europea se trabaron ayer en un tenso debate sobre el ritmo al que debe llevarse a cabo la salida del país del bloque tras el referendo del jueves pasado, con aquel país rechazando de plano las presiones para apurar el proceso. 

Ante los agrios reclamos de los principales países de la UE para que Londres active de inmediato los trámites para su salida, un modo de reducir las posibilidades de que otros Estados miembros sigan el mismo camino, el canciller del Reino Unido, Philip Hammond, advirtió ayer que "el referendo es un asunto interno" y que será su país el que, sin aceptar presiones, "determine los plazos" de su retirada.

Las negociaciones recién empezarán en octubre, cuando el partido Conservador elija quien será el sucesor del actual primer ministro, David Cameron, añadió Hammond, desactivando las expectativas de que el jefe de Gobierno saliente promueva mañana mismo el artículo 50 del Tratado del bloque, que debe regir el divorcio.

"El objetivo e incluso la existencia de la Unión están siendo cuestionados. En tiempos difíciles, una Unión fuerte tiene que pensar estratégicamente. Esto es más cierto todavía después del referendo británico", dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

A un día de la cumbre de líderes, en la que Cameron dará explicaciones sobre la nueva situación de su país, la UE activaba ayer su maquinaria para iniciar las negociaciones cuanto antes. 

La canciller alemana, Angela Merkel, recibirá al presidente francés, François Hollande, y al primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

Aunque Merkel pidió "calma" y "moderación" en las negociaciones "para tomar las decisiones correctas", las instituciones siguen presionando a Cameron para que el proceso se active y evitar así que se prolongue la incertidumbre. 

Los presidentes del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, instaron claramente al premier "tory" a tomar las riendas y que no espere a que lo haga un nuevo líder, una demora que sumaría incertidumbre a un proceso de por sí peligroso. 

También los países fundadores de la UE -Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica- le exigieron a Londres que se siente "cuanto antes" a negociar los términos de su salida. 

Por otra parte, los principales grupos políticos de la Eurocámara redactaron una resolución conjunta, que se votará mañana en una sesión extraordinaria. En ella piden a Cameron que notifique en la próxima cumbre la decisión para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, algo imprescindible para poder iniciar el proceso de retirada.

"Para evitar una incertidumbre perjudicial para todos y para proteger la integridad de la Unión", reza el texto, los grupos piden "al primer ministro británico que notifique el resultado del referendo en la cumbre del 28 y el 29 de junio". 

Mientras, se espera hoy la llegada del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que se reunirá con Mogherini y viajará a Londres para ver a su par Hammond. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo