Apuestas alcistas se desarman

Finalmente los pronósticos climáticos que auguraban un clima seco y cálido, que afectaría a la campaña norteamericana, no se están cumpliendo.

Por |
Apuestas alcistas se desarman y el mercado sufre bajas importantes.

Apuestas alcistas se desarman y el mercado sufre bajas importantes.

25deJuliode2016a las08:30

El mercado de granos está pasando por el momento más candente del mercado climático. Se está terminando de definir el período más crítico del maíz, mientras que promedia el de soja, y el nerviosismo es mayúsculo. Y dado que las ideas de un año más seco no se están materializando, las apuestas alcistas se desarman y el mercado sufre bajas importantes

Siempre tenemos que recordar que más allá de la multiplicidad de factores que influyen en los precios, el mercado enfoca temas específicos los cuales son seguidos más de cerca. Por eso más allá de la fortaleza que pueda tener una situación puntual, como la baja oferta de granos sudamericanos, hay otros que además de ser importantes, están en el foco del mercado, y allí al juntar fortaleza con foco de los operadores, estos elementos se potencian. Tal es el caso del tamaño de la producción norteamericana de maíz y soja

Cuando inició la campaña se pronosticaba un año con riesgo de clima cálido y seco, pero hasta aquí ese clima no apareció, y los cultivos están en condiciones muy elevadas. Se pensaba que esta semana podría instalarse clima cálido y seco, pero finalmente el calor sería sólo pasajero, y por ello los cultivos volverían a recibir mejores condiciones en poco tiempo

En el caso del maíz además la floración estaría superando ya el 70%, y con esto gran parte del riesgo climático ya habría sido superado. En soja estaríamos a mitad del río, pero hasta aquí con muy buenas condiciones, y apuntando a pronósticos auspiciosos. 

Los especuladores habían apostado a la suba comprando gran cantidad de contratos. En maíz ya habían desarmado a la semana pasada gran parte de la posición, y cuando los pronósticos secos se esfumaron en la segunda parte de esta semana pasó lo propio con soja, donde todavía estaban muy comprados

Dejando esto de lado, mientras que en maíz no tenemos muchos más condimentos alcistas, en soja teníamos otros: los importantes compromisos de exportación de EE.UU., la demanda internacional, y proyecciones de producción del USDA para Sudamérica muy elevadas. 

Pero ahora se pone en duda desde OIL WORLD, una importante publicación especializada alemana, que China siga incrementando la importación de soja, ya que está liquidando stocks del Gobierno. Por otro lado si bien EE.UU. tiene muchas exportaciones de soja anotadas, de ellas hay mucha mercadería pendiente de carga, más de 7 millones de toneladas y se teme que no se logre embarcar todo eso.

Al trasladar esto a nuestro país, las bajas no fueron tan fuertes por la gran necesidad de mercadería. Las lluvias demoraron la recolección y el movimiento de granos desde los campos a los puertos. Y esta semana cuando podría haberse movido mejor, nos encontramos con un paro de camiones que impidió entregar granos, cuando las fábricas ya empiezan a tocar fondo con su stock de soja, y hay barcos para cargar más de 3 millones de toneladas de maíz atrasado. Por esto los valores siguen muy elevados. 

La situación de la demora en la carga de camiones podría agravarse la semana próxima, porque se esperan lluvias nuevamente

En el caso del trigo, la gran oferta mundial, y la llegada de la cosecha de invierno en EE.UU. deprime los precios a nivel global, pero por otro lado problemas de calidad en Europa generan ciertas dudas. En el plano local mientras el atraso en la siembra está generando una reducción en el área sembrada que se espera. En el sur de Buenos Aires, la zona más productora de trigo, la demora en la siembra ya supera el 30%. Además los excesos hídricos en el centro del país podrían generar pérdidas adicionales. Esto podría inspirar subas locales, toda vez que el trigo es un mercado más local.

(*) Del centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo