Acercarse a la Alianza del Pacífico, la nueva estrategia argentina

El producto bruto del bloque conformado por Colombia, Perú, México y Chile es de dos billones de dólares. Es el 50% de todo el comercio en Latinoamérica.

Por |
La nueva estrategia argentina.

La nueva estrategia argentina.

25deJuliode2016a las12:56

El Gobierno del presidente Macri no tiene dudas en su integración regional. Sin abandonar e impulsar el Mercosur, puso sus ojos en la Alianza del Pacífico (AP).

Argentina comenzó a formar parte de los países observadores de la AP, y en la última reunión de inicio de julio, el presidente argentino asistió en esa calidad.

América latina vive dos procesos bien diferenciados. Cuando unos años atrás parecía ocurrir que una similar corriente ideológica identificaba a la mayoría de los países del Cono Sur, con la excepción relativa de Chile, y muchos países mostraban políticas económicas de tinte similar, en la actualidad se avizora un escenario diferente.

Por un lado, un grupo de países cuya política comercial es cerrada y su inserción exportadora no tiene fortalezas, lo que se muestra matemáticamente en una menor participación en el mercado mundial, pese al ostensible aumento del valor de los bienes que exporta.

Sin embargo, existe otro bloque de países que han definido con claridad una política comercial, agresiva en cuanto a sus convenios con el resto del mundo, y con la intención de mejorar su clima de negocios e inversiones y posicionarse como jugadores globales en los rubros y sectores donde se encuentran sus fortalezas.

Además del Mercosur, hay otro grupo de países en Sudamérica, los que han conformado la denominada Alianza del Pacífico. Si bien tuvo escasa difusión en esta parte del continente –obviamente, situada en la otra “orilla”–, constituye un bloque cuya importancia merece ser destacada.

Escenario singular. La Alianza del Pacífico está conformada por cuatro naciones (Colombia, Perú, México y Chile) y se espera que pronto se sume Costa Rica. Son 215 millones de habitantes, que cuentan con el 35 por ciento del producto interno bruto (PIB) de América latina. En la región, hay petróleo, minerales, alimentos y varios sectores fuertemente competitivos a nivel global.

Saben que el escenario del resto de los países del Cono Sur es diferente. Mientras ellos se ponen como objetivo una mayor apertura comercial y estrechar relaciones con Asia, el proteccionismo es la característica de los demás.

La Alianza del Pacífico busca ser rápidamente una zona de libre comercio. No se proponen un objetivo más fuerte, sino la libre circulación de mercaderías, ante los fracasos relativos de la Comunidad Andina y el Mercosur. Los cuatro países “hablan” idiomas similares y es esperable que marquen una diferencia en el contexto latinoamericano.

En bloque. El PIB de la Alianza del Pacífico es nada menos que de dos billones de dólares. Y, para impactar más con las cifras, implica el 50 por ciento del comercio total de América latina. La relación comercial de Argentina con los países de la AP es irregular para describirlo de alguna manera.

Argentina le exportó a Colombia por 2.000 millones de dólares en 2012, pero el año pasado las ventas fueron de solo 393 millones, en los que camiones, autos, pescado y alimentos para ganado tienen fundamental importancia.

Con Chile, se llegó a exportar 5.000 millones en 2012; el año pasado fue menos de la mitad del monto vendido tres años atrás. Alimentos para animales, camiones y carne son los productos más vendidos.

México muestra un comportamiento más regular como comprador, ya que el comercio hacia ese país es de 1.000 millones anual, sin los altibajos de los otros mercados, aunque lejos del potencial de ese país, que es el mayor importador de América latina. Con este país, Argentina mantiene un fuerte déficit comercial de casi 1.000 millones de dólares. Le compramos autos, autopartes, productos de cosmética y computadoras.

Perú se comportó como comprador como Chile y Colombia. Un pico en 2012, donde nos compró por 1.923 millones y en 2015, fueron de 722 millones. Perú nos compra aceite de soja, biodiésel, maíz, soja, camiones y aceite de girasol. Aunque hay que destacar que a Perú nunca le compramos más de 160 millones dólares anuales. Chile, Perú, Colombia y México experimentaron entre 2007 y 2011 un crecimiento promedio anual de las exportaciones de bienes del orden del ocho por ciento y de las importaciones, del siete por ciento.

Su participación en el comercio mundial ha subido y esperan mejorar su posición relativa en los próximos años. México exporta mucho más que Brasil, y Chile ya exporta más que Argentina. Como bloque, sus exportaciones superan con claridad a las del Mercosur.

Los caminos son diferentes; es cuestión de analizar si el Mercosur ha tomado el correcto, de cara al futuro.

La Argentina y el Mercosur tienen desafíos importantes respecto de su integración al mundo. En una economía cada día más globalizada –aunque Brexit y Trump marcan alarmas–, la estrategia que se utilice en este tema será fundamental para el desarrollo futuro.

En la actualidad, Argentina no puede aspirar a una estrategia individual por fuera del Mercosur, porque es la norma que rige en el bloque regional. Con la importante crisis de Brasil, es difícil que este se avoque a temas de integración económica. Uruguay y Paraguay pueden ser socios activos para despertar al Mercosur e imaginar un bloque y un país más integrado al mundo.

Región competitiva

La Alianza del Pacífico está conformada por Colombia, Perú, México y Chile, y se espera que pronto se sume Costa Rica. Son 215 millones de habitantes, que cuentan con el 35 por ciento del PIB de América latina. Hay petróleo, minerales, alimentos y varios sectores fuertemente competitivos a nivel global.

(*) Especialista en comercio internacional.

Temas en esta nota

Seguí leyendo