Arcor inauguró otra fábrica para industrializar maíz

Con una inversión de 70 millones de dólares, Arcor redobla su apuesta en el sector de agronegocios. Inauguró ayer una nueva planta de molienda húmeda de maíz.

Por
Elaborará glucosa y fructosa para gaseosas y jugos.

Elaborará glucosa y fructosa para gaseosas y jugos.

03deAgostode2016a las08:55

Con una inversión de 70 millones de dólares, Arcor redobla su apuesta en el sector de agronegocios. Inauguró ayer una nueva planta de molienda húmeda de maíz en el complejo que tiene en Arroyito, 115 kilómetros al este de la capital provincial. Estaba prevista la presencia del presidente Mauricio Macri, pero debido a la niebla reinante debió suspender su vuelo. "El ejemplo de Arcor es el que necesitamos en toda Córdoba y en el resto del país", resaltó luego, en videoconferencia, el jefe del Estado.

Por su parte, el presidente de Arcor, Luis Pagani, señaló: "Seguimos creciendo, incorporando nuevas tecnologías y generando riquezas. El país hoy tiene una nueva oportunidad gracias al campo y a la industria". El empresario opinó que "la marca Argentina tiene que estar presente en todo el planeta, pero para eso tiene que estar acompañada de obras públicas de infraestructura".

La nueva planta invertirá la ecuación de comercialización de glucosa y fructosa que hasta ahora tenía la compañía: pasará a vender a terceros dos tercios de lo que produce. Con la incorporación, molerá 1600 toneladas de maíz por día, 1050 de ellas en Arroyito (600 en las nuevas instalaciones y 450 en unas ya existentes), 300 en la planta de Lules, Tucumán, y el resto en la bonaerense San Pedro.

La inversión -que generará 120 nuevos empleos- se anunció en 2011, pero se demoró, según explicaron en el grupo, porque la tecnología es importada y "no son plantas fáciles de poner en marcha". Descartaron que hubieran intervenido factores políticos en la demora.

"Profundizamos en agronegocios; ya somos una de las tres empresas en el país que producen glucosa y fructosa, y afirmamos esa posición", explicó Modesto Madagan, gerente de Agronegocios de Arcor.

La fructosa se usa básicamente en la industria de bebidas (gaseosas, aguas saborizadas y jugos) y no para la cadena de golosinas. Coca-Cola, compañía con la que Arcor tiene convenios de colaboración de marcas, será uno de los principales clientes de la nueva producción.

El maíz se comprará a productores de la zona, que deberán cumplir con requerimientos de calidad e inocuidad. Es el mismo sistema que venían utilizando, tanto con contratos previos como por búsqueda en el mercado. "Vemos una posibilidad interesante en los agronegocios -señaló Madagan-; hay ventajas competitivas en la Argentina para pasar de ser granero a supermercado del mundo", frase que suele repetir el Presidente Macri.

Hoy, todo el complejo agroindustrial de Arcor emplea a 1150 personas, incluyendo el personal del ingenio de Río Seco, en Tucumán, donde se producen 130.000 toneladas de azúcar al año.

Mariano Tamborini, gerente de Nuevos Negocios, planteó que hay mucho para agregar en el sector, como proteínas, bioplásticos y biocombustibles. Con Madagan subrayaron que el avance depende de que haya "condiciones lógicas" en la economía.

Por ejemplo, están analizando las posibilidades de incluir el sorgo; ya hicieron pruebas, pero aún no hay definiciones. En cambio, tienen un desarrollo significativo de la cadena de maíz con subproductos de la molienda que se venden como alimentación animal a tambos, feed lots y productores de balanceados.

Temas en esta nota

Seguí leyendo