El detrás de escena de un ganadero super eficiente

Un empresario que ingreso a la actividad hace cerca de 13 años, cuando adquirió el predio en el que se encuentra el feetlot "La Muñeca" del que hoy es propietario.

Por |
Desde la compra de hacienda y la recría, engorde, faena hasta la comercialización de la carne.

Desde la compra de hacienda y la recría, engorde, faena hasta la comercialización de la carne.

26deAgostode2016a las11:31

El engorde a corral es una práctica instalada en la Argentina desde hace un cuarto de siglo y más del 60% de la carne que se consume en el país proviene de vacunos terminados en estos sistemas de engorde que se inicia con animales que ingresan con un promedio de 300 kilos y según el tipo de empresa y pueden salir del corral con 360 o 400 kilos.

Una de estas experiencias es la que lleva adelante Néstor Tomasello, un empresario que ingreso a la actividad hace cerca de 13 años, cuando adquirió el predio en el que se encuentra el feetlot "La Muñeca" del que hoy es propietario, ubicado en la localidad de El Molino, cerca de Casilda, Santa Fe. 

El emprendimiento funciona en un predio de 40 hectáreas. La parte de engorde está formado por 44 corrales y encierra 10.000 cabezas de ganado vacuno. Cada corral tiene 3.500 metros cuadrados para alojar 180 animales. 

El objetivo final del proyecto no se quedó en la estructura actual, porque la empresa ya trabaja en la construcción de 24 corrales más para alcanzar una ocupación de 15.000 cabezas por camada "pero esos corrales se destinarán a la recría, porque en producción estamos bien", detalló Tomasello. 

Los orígenes de la empresa se remontan a una carnicería minorista que Tomasello heredó de su padre, actividad que se inició en 1963 y para mejorar la rentabilidad del negocio, en su momento se tomó la decisión de comprar hacienda y mandarla a faenar con destino al consumo interno. Hoy la empresa participa en toda la cadena de la producción, transporte y comercialización.

La prosperidad del negocio de la carne posibilitó que en los años 80, su padre, Héctor, adquiriera en la céntrica de Beltrán un terreno para posibilitar la ampliación de las instalaciones de la vieja carnicería y ese crecimiento importante originó la idea de comprar campos para la cría de sus propios animales para destinarlos a la faena.

La expansión de la empresa generó la necesidad de construir una planta de alimentos balanceados para consumo propio y para el traslado de hacienda adquirió camiones jaula, a los que tiempo después se sumó la compra de equipos térmicos para abastecer al mercado mayorista de la región. 

Producción totalmente integrada

Esta empresa familiar se destaca porque es una producción totalmente integrada que abarca desde la compra, recría, engorde y faena de la hacienda en un frigorífico de la zona. La carne obtenida se distribuye en el abastecimiento a numerosas carnicerías de la región y otra parte es comercializada en la carnicería de la familia.

Un detalle que marca diferencias respecto de otros emprendimientos con características similares, es que toda la ganadería recibida es trazada y además, el funcionamiento del feedlot se maneja a través de un sistema de gestión con control individual y caravana de lectura electrónica, en cada uno de los animales ingresado a los corrales, que permite evaluar la evolución productiva grupal e individual."Debemos lograr eficiencia para atender la demanda del consumo interno y de la exportación, porque el mercado hoy da señales positivas y valora la calidad de los animales terminados en feedlot y vemos que los principales referentes del sector aseguran que en la nueva etapa que transita el país, la demanda de carnes exportadas provendrán de animales terminados en este sistema", detalló Tomasello.

La reposición de hacienda se realiza con compras que efectúan en todo el país, decisión que depende de la época del año "porque en Buenos Aires, por ejemplo, la zafra arranca primero, luego sigue Corrientes o donde vemos el negocio. Los animales son de todos los pesos, luego llegan al feedlot, aquí se clasifican y se distribuyen según la categoría", detalló.

En el establecimiento se produce novillo pesado, overo negro," un poco de todo porque nos manejamos en el negocio de la mejor forma que podemos." 

Tomasello se refirió también al porqué de contar con una flota propia de camiones y fundamentó las razones en que "si tenemos que depender de terceros, uno nunca se sabe cuándo va a llegar el camión para cargar, en cambio de esta manera nosotros logramos que el animal llegue a destino en la mejor condición posible, además capacitamos a nuestro personal para que se maneje con el concepto de bienestar animal, que hace la calidad que necesitamos".

Temas en esta nota

Seguí leyendo