Bovino Criollo: la "varita mágica" para ayudar en el nuevo contexto ganadero

Destacan la adaptación al calor, la tolerancia a la garrapata, su carne y la longevidad de las vacas en producción.

Por
Alicia Rabasa, con un criollo en la última Exposición Rural de Palermo. Foto: La Nación

Alicia Rabasa, con un criollo en la última Exposición Rural de Palermo. Foto: La Nación

03deOctubrede2016a las08:55

Primera raza del país, el ganado Bovino Criollo quiere romper con la "mala prensa" que lo puso en el rincón de lo indefinido, lo viejo y lo heterogéneo, aunque tiene característica propias que lo hacen distinguir.

Antes de la irrupción de las razas británicas, el ganado criollo era el que predominaba. Sin pastos de calidad ni alambrados y con un manejo de la época, la ganadería de ese momento no era por cierto muy productiva. Faltaban elementos para que expresara su potencial.

Pero con la llegada de las razas británicas también se mejoró la calidad en el pasto y el manejo y, cuentan los más memoriosos, a quien mandaron a aprovechar esas condiciones para expresar su potencial fue al ganado británico y no al criollo. Hubo británicos que se cruzaron con el criollo y dieron lugar a un mejor animal, pero los laureles se los llevaron los británicos. El criollo se quedó con una "mala prensa".

En la actualidad, en la Asociación Argentina Criadores de Ganado Bovino Criollo hay unas 25 cabañas inscriptas con 4500 vacas. Es el rodeo que controla la asociación. Sin embargo, existen miles desparramados de Norte a Sur, inclusive hasta en el Parque Nacional Los Glaciares, en montañas, serranías y otros lugares de difícil acceso.

Hoy su mayor expansión se encuentra en el Norte porque tolera muy bien la garrapata, el calor y se adapta a esos ambientes. Se lo está usando como base para cruzamiento con Braford y Brangus y en la misma pampa húmeda en algún momento se utilizaron sus toros para solucionar problemas de distocia en las razas británicas. "Forma parte de nuestra biodiversidad genética. Es la primera raza argentina y es muy importante el mantenimiento de este germoplasma", expresó Alicia Rabasa, presidenta de la asociación. Rabasa es productora en Tucumán y posee 400 criollos puros.

Hay cinco características que hacen lucir al criollo. Además de la rusticidad para adaptarse a cualquier ambiente difícil y tolerar el calor, como tercer punto aparece una resistencia natural envidiable para otras razas.

"Tiene una resistencia natural a las enfermedades. En el Norte la garrapata es un problema y las razas británicas no pudieron avanzar no sólo por el calor sino por la garrapata por las enfermedades derivadas. El criollo tiene una resistencia natural que le permite convivir con la garrapata sin problemas. Hoy se está estudiando esa resistencia natural para ver cuáles son los genes responsables", contó esta criadora.

La cuarta característica es que no presenta problemas de parto. De hecho, se han usado sus toros en otras razas.

En tanto, también se destaca la longevidad, con vacas que suelen llegar a 15 años en producción (el promedio es 12 años) y dando un ternero. Sobre la calidad de la carne, el INTA la ha estudiado y en la asociación destacan que en este rubro "está a la par de cualquiera" otra raza.

Con tantos atributos a favor, sus criadores gustan hablar del criollo de una forma especial. "Viene a corregir donde hay alguna falencia. Es una varita mágica, toca y acomoda", dijo Martín Garciarena, ex presidente de la asociación de los criadores de la raza.

Temas en esta nota

Seguí leyendo