La fábrica de milanesas y una apuesta por el consumo interno de carne

Una millonaria inversión de Los Genés.

Por |
Montaron nada menos que una fábrica de milanesas.

Montaron nada menos que una fábrica de milanesas.

13deDiciembrede2016a las12:44

Mientras todos aguardan una explosión de las exportaciones de carne vacuna que se sigue demorando, los hermanos Jorge y José Genés, de Catter Meat SA, decidieron apostar sus mejores fichas al mercado interno. En los últimos meses estos empresarios del conurbano profundo, con planta en la localidad de Monte Grande, en Esteban Echeverría, invirtieron cerca de 6 millones de dólares en un nuevo negocio que no debería fallar en la Argentina: montaron nada menos que una fábrica de milanesas.

El frigorífico Catter Meat se especializaba hasta hace no muy poco en la exportación de cortes vacunos: tenía una sección de despostada que se ocupaba de procesar los cortes requeridos por el viejo continente, entre otros destinos. Como a toda la industria frigorífica, el desplome de las exportaciones de carne de la última década le cayó muy mal y obligó a los hermanos Genés a refugiarse en el mercado doméstico, que en los últimos años llegó a absorber hasta el 95% de la oferta total de carne. Una segunda decisión fue clave: agregar valor

Con un cuarto de siglo de historia en el mercado, esta empresa comenzó a transitar un camino cantado: la elaboración de hamburguesas. Pero a partir de este año incursionó también en la fabricación de unas 100 toneladas mensuales de milanesas y de otras 400 toneladas de salchichas del tipo Viena. Por estas horas están acondicionando las máquinas necesarias para incorporar una segunda línea de producción para duplicar la oferta de salchichas. Todos estos  progresos son los que serán inaugurados mañana con moño y matraca, en una ceremonia a la que ha sido especialmente invitado el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

“En nuestra empresa ya hemos pasado por todos los caminos. Hemos exportado pero lo que más nos gusta es el mercado local, donde apostamos por los productos elaborados. ¿Por qué? Porque cuando le pones a tus productos un nombre y un apellido, una marca, la carne deja de ser un genérico”, explica Jorge Genés, que se muestra satisfecho porque la demanda de sus milanesas y salchichas se ha mantenido en los últimos meses, contra un desplome interanual de casi el 7% en el consumo doméstico de cortes vacunos. 

El caso de la flamante fábrica de milanesas es una buena muestra de que no siempre las inversiones provienen desde el extranjero, como suelen proclamar los funcionarios y los economistas, ni de que las exportaciones son el principal sostén de la economía, que muchas veces encuentra bases sólidas en el consumo doméstico.  De todos modos, Genés sigue con un ojo atento a la recuperación de los embarques vacunos. “Yo veo que el sector tiene un futuro espléndido y que es muy importante porque genera trabajo. Falta tiempo, pero vamos a poder exportar. Vamos por el buen camino”, se entusiasma el empresario.

Catter Meat comercializa sus hamburguesas, salchichas y milanesas bajo la marca “Unión Ganadera” en casi todas las cadenas de supermercados y  también a través de Internet. Para las milanesas, que es el modo preferido en el que comen carne los argentinos, implementó un sistema de elaboración bajo “atmosfera controlada”, que permite extender la vida útil del producto fresco hasta por casi dos semanas.  El mismo recurso utiliza para armar las bandejitas de carne que se ofrecen en las 600 bocas de expendio de los supermercados de  proximidad Día.

Temas en esta nota

Cargando...