El mercado se reacomoda tras los datos del USDA

En el plano local la noticia más destacada de la última semana son las proyecciones de producción.

Por |
También en trigo la demanda reacciona a los bajos precios y enciende una luz de esperanza.

También en trigo la demanda reacciona a los bajos precios y enciende una luz de esperanza.

22deAgostode2017a las08:36

La sorpresa de la proyección de rendimientos más altos que los esperados para EEUU en maíz y soja siguió influyendo la semana pasada sobre las cotizaciones de los granos. Sin embargo la marcha de la demanda y las dudas climáticas ayudaron a que en el caso de la soja las bajas se minimizaran, y en el maíz que aparecieran pisos. También en trigo la demanda reacciona a los bajos precios y enciende una luz de esperanza.

Recordemos que el jueves 10 de agosto se publicó el reporte mensual de oferta y demanda del USDA en el que a contramano de lo que los analistas esperaban, los rendimientos esperados de soja fueron incrementados a 33,2 qq/ha versus la estimación previa de 32,3 qq/ha. Muchos analistas no comparten la previsión del USDA. Esto porque al comparar la lectura de la condición buena a excelente de soja de los últimos años versus los rendimientos reales logrados, se observa un desajuste. El rendimiento de 33,2 qq/ha con 59% de los cultivos en estado bueno a excelente no resulta razonable. Si la calidad de cultivos se mantiene en estos niveles, los rindes deberían estar entre 30 y 31 qq/ha, o bien si el rinde efectivamente será este, la calidad de cultivos debería subir a la zona del 70% bueno a excelente.

La pregunta entonces pasa a ser si hay chances de que la calidad de cultivos tenga tal mejora. Recordemos que el clima cálido y seco de julio estuvo por detrás de este problema con la calidad de cultivos, y que esto coincidió con la floración de la soja, y el inicio de la formación de vainas. Pero luego en agosto cuando la formación de vainas ganó ritmo, las temperaturas se volvieron más frescas, y lentamente van llegando algunas lluvias.  

De todas formas, recién esta semana tuvieron la primera ronde de lluvias relevantes en las zonas más secas del oeste, pero sólo el estado de Nebraska tuvo registros que realmente pueden tildarse de "importantes". Gracias a ellos de hecho pasaron de tener faltante de humedad en superficie a excesos. Pero en Iowa la seca se extendió, la zona seca de Illinois se mantuvo, y aparece una nueva señal de seca incipiente en Indiana (todo esto tomado del monitor de sequía).

Sin embargo el pronóstico indica lluvias importantes para Iowa en los próximos cinco días (por encima de los 100 mm), aunque luego volvería el clima seco para cerrar agosto.   En resumidas cuentas es cierto que el pronóstico cambió pero hasta aquí el efecto de las lluvias ha sido limitado, manteniendo un final abierto para las perspectivas de rinde.

Por el lado del maíz el desempeño climático ha sido el mismo, sólo que para el maíz donde la floración es el período crítico que se produce en julio, el impacto del calor y la seca ha sido mayor. Con los rindes pronosticados de maíz por parte del USDA de 106,4 qq/ha ocurre lo mismo. No se condicen con la lectura del estado de cultivos 61% bueno a excelente. O el estado de cultivos mejora a la zona de los 70 puntos, o bien el rinde está más cerca de los 100 qq/ha. Aquí la mejora climática que se espera podría hacer poco por solucionar la mala floración, y por ello vemos más probable que el rinde deba ajustarse a la baja.

Pero dejando de lado los rindes esperados, lo interesante es que con la baja de precios se activaron las compras. En el caso de soja las exportaciones semanales superaron las expectativas de mercado tanto en la posición de viaja como de nueva cosecha. Adicionalmente una misión china que visitó EEUU se comprometió a adquirir más de 3 mill.tt. de soja. Estos anuncios suelen ser protocolares, y luego se van concretando paulatinamente, pero son toda una señal del interés comprador. También en trigo donde el mundo debe lidiar con stocks muy altos, y una cosecha del Mar Negro que viene creciendo por los buenos rindes que se están verificando, encuentran en el mayor número de licitaciones de compra, una razón para encontrar al menos pisos de valores. Estos precios estimulan a los compradores.

Pasando al plano local, la noticia más destacada de la semana son las proyecciones de producción para nuestro país. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires contrajo en 50.000 ha la superficie a sembrar con trigo por los atrasos en la implantación producto del exceso de humedad. Cierto es que no parece un elemento tan significativo por la variación en cuestión, pero se suma a 100.000 ha ya ajustadas en julio, y nos hace preguntar por las condiciones del resto de los lotes en las zonas sembradas con excesos hídricos.

De todas formas, para que la situación realmente se complique necesitaríamos que la producción esperada baje de los niveles actuales de 17 mill.tt. a la zona de los 14 mill.tt. al menos, ya que nuestro país cuenta con un consumo interno de unas 6,5 mill.tt. a lo que se le suman exportaciones al MERCOSUR con beneficios por cercanía y la tarifa común por otras 6 mill.tt. Cuando el saldo exportable por encima de esto se hace mayor a 2 mill.tt. debemos hacer un esfuerzo vía precios más bajos para ganar mercados de exportación. Pero este no parece ser el caso este año.

También se publicaron estimaciones de siembra de maíz con un incremento de área de 5% a 10%, señalando que los márgenes brutos de este cultivo superarían a los de soja. El aumento no es mayor porque ya el año pasado habíamos visto un fuerte vuelco a la siembra del cereal. Sin embargo como los rindes del año pasado fueron muy elevados, tomando una expectativa de producción algo más baja, podríamos esperar que repitamos las 40 mill.tt. de producción.

En tanto la recolección del maíz tardío sigue avanzando. La cosecha total está en el 85%, pero con demoras esta semana en el centro y sur de Buenos Aires por las lluvias. El avance más firmes estuvo en el norte del país. Sin embargo ante precios que no son tan tentadores, vemos que el ingreso de mercadería a puertos viene algo lento. Pero esto si lo comparamos con los volúmenes recolectados. Al verlo en toneladas, el ingreso es importante. Esto está evitando un desplome todavía mayor en las cotizaciones por la entrada de la cosecha nueva.

Temas en esta nota

Cargando...