Economía argentina: ¿qué sigue después de octubre?

Política de Estado, valor agregado y comercio exterior es lo que falta a Argentina según la mirada del analista económico Salvador Di Stefano.

Por |
"Ya no estamos en la economía K, hay que dejar de comprar dólares", comentó Salvador Di Stefano en el marco de la Jornada de Cair.

"Ya no estamos en la economía K, hay que dejar de comprar dólares", comentó Salvador Di Stefano en el marco de la Jornada de Cair.

11deSeptiembrede2017a las16:14

En el marco de la IV Jornada Nacional de Actualización del sector Inmobiliario Rural que se realizó el pasado viernes en la ciudad autónoma de Buenos Aires, el analista económico, Salvador Di Stefano, disertó sobre la situación actual y perspectivas económicas.

Di Stefano, comenzó su exposición diciendo: “Los eventos climáticos en EE.UU. van a cambiar el completamente el escenario económico”.

¿Después de octubre?... Noviembre

El analista económico, advirtió ante un auditorio lleno: “Todos los que no compren activos van a perder plata. Después de octubre: noviembre. No va a pasar nada en la economía”. Al tiempo que aclaró a los productores: “Se terminó la época de vender soja en el disponible. Hay que trabajar con el mercado de futuro”.

En diálogo con Agrofy, Di Stefano respondió algunas inquietudes relacionadas a la coyuntura agropecuaria argentina.

Perspectivas para el productor agropecuario

“Hay que planificar la siembre directa 2017/18, con lo cual creo que el hombre de campo está esperando tener un buen clima para ir a una cosecha interesante. Los precios pueden dar un salto muy positivo, consecuencia de este escenario de huracanes en EE.UU. que hará bajar la tasa de interés internacional”, precisó Di Stefano.

Ya no estamos en la economía “K”

Al ser consultado por el desafío que tienen los argentinos, expresó: “Hay que hacer cambio de chip, no estamos más en la economía K, estamos en la economía M, la tasa de interés está por arriba de la inflación, por lo cual no tiene sentido seguir comprando dólares”.

En la misma línea, recomendó invertir en pesos, ya sea en letras del Banco Central, en fondos comunes de inversión, “no hay  que acumular stock. Hay que achicar el depósito y agrandar el espacio de venta al público”, destacó.

En síntesis, sugirió ir a escala. “Con la misma dotación de capital que se utilizaba en la economía k hoy se va a ganar menos plata porque ya no se regala la luz, el gas, ahora hay que pagar los impuestos. La informalidad se está combatiendo mucho con este Gobierno”.

Con respecto a la gente del sector agropecuario, indicó que la clave es el agregado de valor. Ejemplificó: “Con el maíz busco hacer alimentos para mascota, ganadería, pollo, cerdo, etanol, distintas cuestiones que terminan en el agregado de valor”.

Importación de carne de cerdo

Estoy en desacuerdo, pero lo que se va a importar es pulpa, no un animal. A muchos les gusta la bondiolita y el cerdo no da cinco bondiolas por animal, con lo cual, es probable que se importen determinados cortes. La bondiolita es un corte de Argentina que no existe en otra parte del mundo y eso no debería afectar”, respondió Di Stefano.

Se mostró disconforme con la actitud de EE.UU. “Sería mucho más severo con el comercio exterior. No me gusta que no me acepten el biodiésel y yo tenga que aceptarles el cerdo. No me gustó lo que hizo el Gobierno; sin embargo, las consecuencias no van ser graves”.

Ver también: Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos buscan frenar el ingreso de cerdo de Estados Unidos

Qué le falta a Argentina para ser el supermercado del mundo

“Un montón de plata, de capital, de inversión, crédito a tasas subsidiadas para que la gente de campo transforme su cabeza y se anime a hacer más productos, más marca. Cuando vas a un super en Argentina, por producto hay tres marcas y en el mundo, 45 marcas. A nosotros nos falta generar incentivo para que la gente oferte, compita, se destruyan los precios y gane el consumidor”, reflexionó.

Por último, al consultarle qué debería mejorar la gestión nacional. Señaló que es necesaria una política de estado. Añadió: “Que hagamos leche y sepamos que vamos hacer con esa leche, si vamos hacer queso o si la vamos a consumir en el mercado interno o la vamos a exportar”.

Aseguró que el país no tiene una política internacional para colocar la carne en el exterior. “Hace tiempo que hablamos de la carne de EE.UU. y todavía no la colocamos y ellos, ya nos colocaron los cerdos. Política de Estado no tenemos, es lo que necesitamos”.

Temas en esta nota