Contrastes regionales: falta de lluvias condiciona el arranque de la siembra en Brasil

Mientras en nuestro país algunas partes se ven afectadas por fuertes lluvias, en Brasil la falta de precipitaciones condiciona el comienzo del nuevo ciclo.

Por
El escenario actual muestra contrastes para Argentina y Brasil.

El escenario actual muestra contrastes para Argentina y Brasil.

14deSeptiembrede2017a las12:32

La actualidad de dos de los tres principales países productores de soja y maíz a nivel global muestra algunos contrastes que generan cierta incertidumbre de cara a la nueva campaña.

Contrastes regionales

Brasil

En Brasil la falta de agua podría limitar el comienzo de la siembra de soja. Sobre los tres principales estados productores, Mato Grosso, Paraná y Mato Grosso do Sul, están experimentando un prolongado periodo seco, lo que podría atrasar la implantación a la espera de mejores condiciones.

En el sur del vecino país los agricultores fueron autorizados a comenzar con la siembra el sábado pasado, pero la falta de precipitaciones provocó que no se iniciaran las labores. Por otro lado, en Mato Grosso y Mato Grosso do Sul se puede comenzar a sembrar a partir de mañana, pero también se presenta como una limitante la falta de precipitaciones.

Desde el portal Soybean & Corn Advisor aclararon que un atraso en el comienzo de la siembra no se traduce directamente en menores rindes para la oleaginosa en el nuevo ciclo, si es que las lluvias colaboran en etapas criticas de crecimiento. De igual manera, esto podría aumentar el riesgo de exposición a la Roya Asiática.

Por el momento, los meteorólogos esperan lluvias recién hacia finales de octubre. En Brasil, algunos modelos muestran mayores probabilidades de La Niña para los próximos meses con impacto sobre el sur del vecino país y enciende algunas alarmas sobre lo que esto podría significar.

Argentina

Por otro lado, en nuestro país las últimas lluvias afectaron una gran parte de la región productiva y se suma a zonas que ya se veían afectadas. En total serían 10 millones de hectáreas las afectadas por los anegamientos, con estimaciones de que en total se podrían haber cobrado 250 mil hectáreas de trigo.

En tanto, de cara al nuevo ciclo se estima que 1,19 millones de hectáreas que quedarían fuera de la campaña 2017/2018, lo que representaría pérdidas por unos US$ 1138,5 millones.

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario estiman que el maíz se encamina a romper un nuevo récord de superficie en el nuevo ciclo, con 6,2 millones de hectáreas, contra 5,85 millones del año pasado. "De todas maneras es muy importante destacar que podría haber cambios en los próximos meses que afecten el nivel de siembra", comentaron desde la BCR.

Ver también: Inundaciones: estiman 10 millones de hectáreas afectadas

Temas en esta nota

Seguí leyendo