Régimen de trabajo agrario: fuentes de regulación y de obligaciones o relaciones jurídicas

Desde Arizmendi distinguen entre las fuentes previstas y aquellas fuentes no previstas en este marco normativo especial (Ley 26727).

Por |
Régimen de Trabajo Agrario: fuentes de regulación y de obligaciones o relaciones jurídicas.

Régimen de Trabajo Agrario: fuentes de regulación y de obligaciones o relaciones jurídicas.

01deDiciembrede2017a las09:33

El artículo 1 de la Ley 26727, establece que la misma rige el contrato de trabajo agrario y los derechos y obligaciones de las partes (empleador y trabajador agrarios), aun cuando el mismo se hubiere celebrado fuera del país, y siempre que se ejecutare en el territorio nacional.

La norma se refiere al ámbito territorial indicando que regula todas las relaciones laborales que se ejecuten en el territorio nacional, y aunque expresamente no lo establece, alcancen a todos los habitantes sin distinción de nacionalidad, tal como surge de lo dispuesto en el artículo 16 de la Constitución Nacional.

Por tal motivo si el propietario de un establecimiento rural en la Provincia de Corrientes contrata a un trabajador rural, y celebra el contrato de trabajo fuera del país, por ejemplo en Brasil, esa relación laboral y los derechos y obligaciones emergentes de la misma, se regirán por la citada Ley 26727.

Con relación a las fuentes de regulación de la ley como así también de las obligaciones o relaciones jurídicas entre las partes del contrato de trabajo agrario Marina Simondegui especialista laboral de Arizmendi distingue entre las fuentes previstas y aquellas fuentes no previstas en este marco normativo especial (Ley 26727).

Las Fuentes previstas

Las fuentes aplicables al contrato de trabajo agrario y a la relación laboral entre las partes son las siguientes:

  • El régimen de la Ley 26727, y su Decreto reglamentario 301/13

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación es la autoridad de aplicación del presente régimen conforme lo dispuesto por el artículo 99 de la Ley 26727 y se encuentra facultado para dictar las normas aclaratorias y complementarias que resulten necesarias para la aplicación de la ley y su decreto reglamentario.

  • Por la Ley de Contrato de Trabajo, Ley 20.744 (t.o. 1976), sus modificatorias y/o complementarias

Esta norma resulta de aplicación en todo lo que resulte compatible y no se oponga al régimen jurídico específico establecido en la Ley 26727. Ello mediante la incorporación del inciso c) que se agrega al artículo 2 de la LCT.

De esta manera, la LCT, es fuente de regulación y será de aplicación supletoria en todo lo que resulte compatible y no se oponga a la naturaleza y modalidades propias del Régimen de Trabajo Agrario en los términos de la Ley 26727.

Asimismo, resultan de aplicación supletoria las disposiciones establecidas en las Leyes 24013, 25013, 25323 y 25345 o las que en el futuro las reemplacen, lo que permite que los trabajadores rurales queden incorporados a los mismos mecanismos de multas e indemnizaciones aplicables a los trabajadores encuadrados en el marco de las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo.

  • Por los convenios y acuerdos colectivos, celebrados de conformidad con lo previsto por las Leyes 14.250 y 23.546 (t.o. 2004), y por los laudos con fuerza de tales

Ello conforme lo dispuesto por el artículo 2 inciso c) de la Ley 26727 reglamentado por el Decreto 301/2013.

  • Por las resoluciones de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) y de la Comisión Nacional de Trabajo Rural vigentes

La Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA), es un organismo tripartito de carácter normativo propio del “Régimen Estatutario del Peón Rural” establecido por el artículo 84 de la Ley 26727, que actúa en el ámbito del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, y el cual conforme el artículo 85 tiene a su cargo la asistencia técnico-administrativa necesaria para su funcionamiento. 

  • La voluntad de las partes

La voluntad contractual ratifica la vigencia de la autonomía de la voluntad privada individual como fuente creadora de normas sin perjuicio de la inderogabilidad relativa de las disposiciones establecidas por el legislador.

  • Por los usos y costumbres que resultan de fundamental importancia como fuente normativa del derecho del trabajo agrario

Las Fuentes omitidas

Entre las fuentes reguladoras del ordenamiento laboral agrario que se encuentran omitidas en la enumeración contenida en el artículo 2 de la Ley 26727 podemos mencionar a la Constitución Nacional, los Tratados internacionales sobre derechos humanos, los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo, otras leyes no laborales y las leyes laborales provinciales, los principios generales del derecho del trabajo y del derecho en general, a la jurisprudencia y a la doctrina sobre la materia.

Esta enunciación de fuentes del derecho del trabajo agrario, se refiere a las normas jurídicas y resoluciones a las cuales estarán sujetas las relaciones laborales habidas entre los trabajadores y empleadores. El orden de prelación y jerarquía que el legislador ha expuesto es un orden determinado de las distintas fuentes de regulación que rigen el contrato de trabajo agrario y las relaciones emergentes del mismo. 

Todas esas disposiciones integran el orden público laboral y constituyen mínimos indisponibles por las partes. En ningún caso podrán pactarse condiciones o modalidades de trabajo menos favorables para el trabajador, y en caso de violarse alguna disposición esas estipulaciones serán nulas y quedarán sustituidas de pleno derecho.

El Régimen de la Ley 26727, prevalece de pleno derecho sobre todas las normas nacionales o provinciales cuyo contenido se opusiere a sus disposiciones.

Cabe destacar que el propósito de la legislación laboral íntegra es la defensa y protección de los derechos del trabajo. 

En este sentido, podemos citar, entre otros a Grisolía, que sostiene (Grisolía, Julio A., “Tratado de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social”, Ed. Abeledo Perrot, T.I, 2013, pág.10.): “El fin perseguido por el derecho del trabajo es proteger a los trabajadores; se constituye así en un medio —una herramienta— para igualar a trabajadores y empleadores…”, o a Fernández Madrid (Fernández Madrid, Juan C., “Tratado Práctico de Derecho del Trabajo”, Ed. La Ley, 3º ed. actualizada, T.I, 2007, pág. 184.) que tiene dicho: “El derecho del trabajo nació para proteger al trabajador que se desempeña por cuenta y a riesgo ajeno, y más allá de las posiciones ideológicas que se sustenten frente a los temas de política social o a la realidad social que puede originar distintas formas de protección, la normativa de nuestro país mantiene dicha finalidad esencial”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo