Punto central de la reforma tributaria tendrá efecto sobre la producción agrícola

El punto en cuestión es la modificación propuesta sobre la alícuota del impuesto a las ganancias corporativas.

Por
Actualmente está en discusión en el Congreso de la Nación la reforma tributaria enviada por el Poder Ejecutivo.

Actualmente está en discusión en el Congreso de la Nación la reforma tributaria enviada por el Poder Ejecutivo.

15deDiciembrede2017a las12:08

Desde la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), en la publicación de lo que fue el índice de participación del estado en la renta agrícola correspondiente al mes de diciembre, explicaron que la reforma tributaria que se está discutiendo actualmente en el senado podría tener impacto sobre la producción de granos.

Ver también: Disminuyó la participación del estado sobre la renta agrícola

Reforma tributaria

Impuesto a las ganancias

"Tal cual está presentada, hay un punto central que tendrá efecto sobre la producción agrícola", señalaron y explicaron que la modificación propuesta sobre la alícuota del impuesto a las ganancias corporativas, las ganancias que se reinviertan tributarán un 25% en lugar del 35% que están tributando actualmente.

Esto solo tendrá efecto para las empresas, no así las personas humanas. Por lo que si la persona económica que realiza la producción agrícola es una persona humana, no estará alcanzada por esta reducción de impuestos.

"Este cambio aplicado a los cálculos del índice FADA, arroja como resultado que la participación del Estado en la renta agrícola bajaría del 66,2% al 59,8%, un 6,4% menos", se desprende del informe de FADA. Nuevamente, para el caso de empresas, y manteniendo todo lo demás constante.

Impuesto a los créditos y débitos

En tanto, un punto que se había presentado originalmente, era la gradual deducción del impuesto a los créditos y débitos como pago a cuenta del impuesto a las ganancias: "Hay acuerdo en que este impuesto, junto a los ingresos brutos, es uno de los más distorsivos. Sin embargo, en el texto enviado al Congreso esta reforma no está contenida".

Asimismo, la deducción del 100% del impuesto si está contenida en la Ley PYME, que permite algunos beneficios fiscales a quienes se incorporar al registro PYME. Este punto genera una baja del índice FADA de un 1,2%. Por lo que si se suma al cambio en ganancias el índice bajaría a 58,6%. Este ítem no es excluyente para personas humanas, a diferencia del cambio en ganancias.

Esto rige para micro y pequeñas empresas, que en el caso del agro abarca empresas que facturen hasta $19 millones por año.

Derechos de exportación a la soja

Otro cambio impositivo importante que se viene en 2018, es la baja mensual de derechos de exportación que el gobierno anunciara el año pasado. Los derechos de exportación a la soja hoy tienen una alícuota del 30%, antes de diciembre de 2015 eran del 35%.

La baja será de 0,5% mensual a partir de enero de 2018, por lo que terminaría en diciembre de 2018 con 24%. Lo que está oficializado hasta el momento, es que esta fórmula progresiva se mantendrá hasta diciembre de 2019, por lo que se llegaría a ese momento con una alícuota del 18%.

"Este descenso de 0,5%, generará en el índice FADA una caída mensual del 0,32%, acumulando en todo el 2018 un 3,8%. Si esa baja se diera hoy, bajo las condiciones actuales, el índice pasaría de 66,2% a 62,4%", explicaron desde la Fundación.

Impuestos inmobiliarios rurales provinciales

Recientemente, las principales provincias agrícolas del país han establecido aumentos de los impuestos inmobiliarios rurales, tal como lo hacen en el último trimestre de todos los años.

El aumento promedio ha rondado el 40%. Si estimamos el efecto que tendría ese incremento bajo los números actuales, haría aumentar el índice FADA en un 1,5%, llevándolo al 67,7%. Si lo comparamos con la baja de los derechos de exportación, la suba de los inmobiliarios provinciales se lleva los primeros 5 meses de la reducción de derechos.

La suba de los impuestos inmobiliarios rurales ha generado controversia porque, tomando el promedio de 40%, supera en 15% a la inflación de 2017 y en 25% a la prevista para 2018. Asimismo, supera en 30% a la devaluación de 2017 y entre 15% a 25% a la esperada para 2018.

Temas en esta nota

Seguí leyendo