Regiones del centro recibieron un oportuno auxilio

Se reconfiguran las precipitaciones sobre áreas del centro sur de Santa Fe, sur de Entre Ríos, parte del este de Córdoba y también parte del norte de Buenos Aires.

Por
En el recorte de imagen satelital, se aprecia gran parte de la región pampeana, la Mesopotamia, los estados del sur de Brasil y Uruguay.

En el recorte de imagen satelital, se aprecia gran parte de la región pampeana, la Mesopotamia, los estados del sur de Brasil y Uruguay.

18deDiciembrede2017a las08:33

La jornada del sábado pasado confirmó las previsiones de buenas lluvias en vastos sectores de la región pampeana. Si bien la franja oeste quedó mayormente excluida de los buenos milimetrajes, gran parte del centro sur de Santa Fe, sur de Entre Ríos, y parte del norte de Buenos Aires, recibieron un oportuno auxilio, observándose también buenas lluvias en el sudeste de Buenos Aires. Dentro de este contexto y casi paradójicamente, la cuenca del Salado bonaerense, principalmente la parte alta y media, quedaron casi por completo afuera de las buenas lluvias.

Durante el transcurso del domingo la actividad tendió a mostrarse sobre el centro norte de la Mesopotamia y luego importantes tormentas se generaron sobre el NOA. Tras el pasaje frontal, el cambio de ambiente ha sido notorio, con áreas del sur de la región pampeana que amanecieron con mínimas que perforaron el piso de los 10°C. En el recorte de imagen satelital, se aprecia gran parte de la región pampeana, la Mesopotamia, los estados del sur de Brasil y Uruguay dominados por una zona de alta presión que facilita el despliegue de cielos despejados.

Algunas nubes bajas persisten en el norte del país, pero la inestabilidad y las grandes tormentas se retiran hacia el Chaco paraguayo y las vecindades del territorio brasileño. Se prevé un rápido desplazamiento de la zona de alta presión hacia el océano, lo cual rápidamente fortalecerá la circulación del noreste. Por esta causa se reconfiguran las precipitaciones sobre áreas del centro sur de Santa Fe, sur de Entre Ríos, parte del este de Córdoba y también parte del norte de Buenos Aires.

Estas lluvias no son frontales, es decir no se espera cambio de masa de aire. Las mismas son provocadas por un pulso de inestabilidad que genera la baja presión del NOA y se desplaza hacia el centro este del país, donde encontrará restablecida la masa de aire húmedo. Hacia la jornada del viernes, si se perfila el arribo de una nueva zona frontal.

Para entonces se espera un despliegue más vasto y homogéneo de las precipitaciones, con mejores chances de tomar la provincia de Córdoba, el norte de La Pampa y zonas del oeste bonaerense. Este aumento en el nivel de actividad, mejora la perspectiva para el desarrollo de esta segunda quincena y aun siendo despareja, el escenario parece modificarse favorablemente.

Temas en esta nota

Seguí leyendo