El mercado climático juega sus últimas cartas

La falta de precipitaciones continúa complicando al maíz y a la soja argentinas. Los operadores remarcan que el problema es más bien local y no logra trasladarse a los precios internacionales.

Por |
Por la falta de precipitaciones la cosecha del maíz de primera está muy comprometida. Se especula que haya unas 2 millones de toneladas menos durante esta campaña.

Por la falta de precipitaciones la cosecha del maíz de primera está muy comprometida. Se especula que haya unas 2 millones de toneladas menos durante esta campaña.

22deEnerode2018a las08:13

El mercado de granos vivió la semana pasada una jornada positiva. El factor decisivo pasa por el clima relativamente seco en Argentina, aunque moderado en parte por buenas perspectivas para Brasil, la devaluación del dólar frente a otras monedas, y cuestiones locales que le dan fortaleza al maíz.

La cosecha de primera del cereal está muy comprometida, y los compradores quieren asegurarse mercadería para aprovechar el momento de mayor competitividad de nuestro país que es el primer cuatrimestre del año.

La falta de lluvias en nuestro país complicó más al maíz de primera. En este cultivo hay problemas serios, pero esta variedad representa menos del 40% del área. Es posible que hayan unas 2 millones de toneladas de primera en juego. El maíz tardío podría estar sufriendo y allí hablar de 1 millón de toneladas más en riesgo es razonable, pero todavía hay tiempo para que las lluvias lleguen. Por ello la producción que antes proyectábamos en torno de 40 millones pasa a 37/38 millones dependiendo de como resulte el maíz tardío. El USDA estima 42 millones, por lo que esto podría tener un impacto en precios, aunque moderado: en el mundo se producen más de 1.000 millones de toneladas, se comercian 150 millones y hay stocks por más de 200 millones. 

El problema de la producción argentina es más local que internacional. El momento del año en donde la Argentina tiene menor competencia y mayor avidez de los compradores por su maíz es el primer cuatrimestre del año. Si van a faltar 2 millones de toneladas producción de primera, y volvemos a tener lluvias en cosecha de maíz, la dificultad para cumplir los primeros embarques podría repetirse. 

Ante este escenario los compradores tratan de hacerse de la mayor cantidad posible de maíz, aprovechando el hecho que de la producción del año anterior pasarán de cosecha sin venderse unas 2,5 millones de toneladas.

Para pensar en una mejora en el precio del maíz deberíamos ver un problema más serio localmente, algún problema en la safrinhia de Brasil o en la campaña norteamericana que se comenzará a sembrar en marzo, y es muy temprano para que esto juego en los precios. De todas formas con los especuladores muy vendidos, debemos tener esto presente.

En el caso de la soja, en la Argentina las proyecciones privadas pasaron de los 54/55 millones de toneladas a 52 millones. El tema aquí es que el USDA proyecta 56 millones de toneladas. 

El ajuste podría necesitar ser mayor si realmente hay un problema climático aunque sea leve. Sin embargo también hay que decir que en Brasil el ciclo de la soja fue muy bueno. La producción podría estar entre 110 y 114 millones de toneladas. Como el USDA estima 110 millones de toneladas los ajustes en producción de Argentina podrían suplirse con mayor producción en Brasil.

Finalmente tenemos al trigo. Este cultivo sigue con una gran oferta internacional, con Rusia siendo el vendedor más competitivo del mercado. Esta competencia está llevando los precios a la baja, y complicando a EE.UU. en su política exportadora. 

Sin embargo los fondos están muy vendidos, lo cual hace que cualquier noticia positiva genere una suba por toma de ganancias. En ese marco, la devaluación del dólar frente a otras monedas le dio al mercado una razón para subir.

Localmente la demanda actuó muy rápido en el mercado de trigo. La presión de cosecha fue corta y muy rápida, y los precios, si bien no fueron excelentes al momento de la trilla, lograron mantenerse cerca de los u$s160, con un valor para julio cercano a los u$s180. Ahora que ya salimos de la presión de cosecha, los precios del mercado disponible y los de julio se acercaron. El diferencial es menor, y se logran buenos negocios entrega marzo, en el sentido de que tienen poco diferencial con julio, y no están muy lejos de los u$s180. De todas formas, quienes tengan trigos con buen contenido de gluten, deben saber que la molinería tuvo problemas para conseguir buena calidad, y podría pagar buenos valores en adelante.

* Del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

Temas en esta nota

Seguí leyendo